Foto de una procesión de semana santa.
Los cofrades, además, colaboran con asociaciones como el Banco de alimentos, Cáritas o Manos Unidas

La Junta Coordinadora de Cofradías de Zaragoza ha presentado este jueves la memoria de la Obra Social que todas las hermandades, cofradías y congregaciones de Semana Santa han realizado este año. Las donaciones ascienden hasta más de 216.000 euros, a lo que habría que sumarle las horas de trabajo que realizan de forma voluntaria.

De estas donaciones, 128.268 euros serían ayudas directas, en forma de aportaciones económicas a proyectos y acciones sociales. La aportación económica indirecta, que es la que se da en especie, se situaría en torno a los 88.000 euros, repartidos entre alimentos (66.697 euros), becas (16.875 euros), productos sanitarios (4.197 euros), y otras formas de ayudas como los bocadillos que se otorgan en las donaciones de sangre o en las clases.

Las cofradías zaragozanas aportan 851 voluntarios a la acción social de la ciudad. “Todas las hermandades y cofradías colaboran cada año con distintas asociaciones”, ha explicado el vicepresidente de la Junta y vocal de Acción Social y Formación, Alfonso Latorre. Participan en todo tipo de acciones, como campañas de recogida de alimentos, ropa, juguetes o incluso de donación al banco de sangre.

Los cofrades, además, colaboran con asociaciones como el Banco de alimentos, Cáritas o Manos Unidas. Realizan labores de apoyo, asesoramiento jurídico y profesional y acompañamiento, además de tareas de salud pública como atención médica o la recogida de cadáveres. Muchas de estas tareas, que en años de crisis “aumentan notablemente” las horas de trabajo voluntario, no se pueden recoger, así como los gastos de transporte y las donaciones y asistencias individuales de los voluntarios que no se comunican a las cofradías.

LA EVOLUCIÓN DE LA ACCIÓN SOCIAL COFRADE

Las cofradías zaragozanas, de acuerdo con el presidente de la Junta, Ignacio García, han pasado “dos años bastante delicados” que han trastocado la labor social. Con la pandemia, se han visto “bastante afectadas” pero este año se estaría “volviendo a la senda del crecimiento», con un aumento de los voluntarios y la financiación.

Así, aunque la aportación económica directa hubiera descendido desde más de 205.000 euros en 2018, las cifras durante la pandemia fueron aún menores a las actuales. Similar situación es la que atraviesa el número de voluntarios, que pasa de casi 3.000 a 851. Esto en concreto se debería a nuevas formas de colectas, más centradas en lo monetario y con mayor protagonismo de los pagos a través de internet, que permiten una reducción de personal. Por eso, García ha destacado que los datos señalan cambios en “la forma de colaborar”.

García ha insistido en la labor de las hermandades y cofradías en la sociedad. Hacen públicos los datos porque, “aunque los evangelios digan que no debe saber la mano izquierda lo que haces con la derecha”, quieren que “todo el mundo sepa y sienta que las cofradías de semana santa no se limitan a procesiones y ensayos”.