Alfonso Vicente: “En Aragón la solidaridad está en nuestros genes”

En el ajedrez el peón es una pieza que suele pasar desapercibida, pero que esconde gran importancia. Sin posibilidad de retroceder, el peón siempre mira hacia delante, avanzando impasible hasta el final del tablero, donde se convierte en reina. Esa resiliencia y la lucha por seguir adelante es lo que la Fundación Rey Ardid quiere representar con sus Premios Peón.

Más de tres décadas han pasado desde la creación de Fundación Rey Ardid y 15 años desde que decidieron comenzar a reconocer el trabajo de personas, instituciones, entidades y empresas en la defensa de los derechos de las personas con dificultades con los Premios Peón. En este aniversario, el presidente de Fundación Rey Ardid, Alfonso Vicente, quiere reafirmar su compromiso con el legado del fundador: defender a las personas con problemas de salud mental graves y caminar, poco a poco, hacia un futuro más inclusivo.

PREGUNTA.- Solo quedan dos días para la celebración de los Premios Peón. ¿Qué nos espera el jueves en la gala?
RESPUESTA.- El jueves lo que va a haber en el salón de Ibercaja es mucha gente muy solidaria y buena gente, muy ciudadanos. Efectivamente, celebramos nuestra decimoquinta entrega de los Premios Peón, quizá hacer un inciso para decir por qué se llaman Peón. Se llaman Peón porque Ramón Rey Ardid, que es el catedrático de psiquiatría que da nombre a la fundación, fue campeón de España de ajedrez durante muchos años y entonces elegimos el peón como pieza, quizá, más significativa del juego. El peón es una ficha que siempre va hacia delante, que pasa muchas veces desapercibida, pero que es muy importante dentro del tablero. Y por hacer esa sinergia con el ajedrez y con nuestro fundador, con Ramón Rey Ardid, pues elegimos el Premio Peón.

La Fundación Rey Ardid con sus Premios Peón quiere representar la lucha por seguir adelante

Son 15 ediciones, como digo, la Fundación lleva funcionando 31 años, desde el año 91, y lo que intentamos es integrar en ese tablero de la solidaridad de nuestra sociedad a empresas, instituciones, medios de comunicación… para que sigan trabajando por los demás.

P.- ¿Qué ha primado este año a la hora de escoger a los ganadores?
R.- Pues lo que prima siempre es el compromiso con los ciudadanos. El trabajo por los demás y el trabajo bien hecho, la divulgación… Elegimos a personas, como digo, que tienen mucho que aportar a la sociedad y que lo aportan, además, de una manera absolutamente desinteresada.

P.- Los Peón llegan este 2022 a su decimoquinta edición, ¿cuál ha sido el progreso en estos 15 años de reconocimientos?
R.- Bueno, el progreso de la Fundación ha sido muy importante. En estos momentos la Fundación Rey Ardid somos exactamente 1.345 trabajadores y tenemos diversas líneas de trabajo, tenemos residencias de mayores, trabajamos la salud mental -nuestro punto inicial siempre ha sido la salud mental-, trabajamos también con menores… Fundamentalmente, hemos hecho un salto adelante muy importante en todo lo que es inserción laboral, trabajamos en empresas de inserción para la gente más necesitada o más vulnerable. Entonces, bueno, poquito a poco vamos avanzando. Este año, por ejemplo, hemos puesto en marcha una nueva residencia en La Rioja, en Nájera, para primeros de año tenemos pendiente comenzar las obras de otra residencia en una zona despoblada, en este caso de Castilla-La Mancha, en Molina de Aragón, estamos pendientes también de trabajar con el Gobierno un recurso de salud mental infanto-juvenil. Vamos avanzando, no paramos.

P.- Cuando parecía que nada peor podía pasar después de una pandemia, llegan la guerra en Ucrania, la inflación y la crisis. ¿Cómo está afectando la situación actual a la salud mental de la sociedad?
R.- Afectar a la salud mental afectó muchísimo el primer año en el confinamiento, sobre todo en las residencias y en los centros de mayores. Afectó muchísimo porque el confinamiento fue muy duro, para todo el mundo, pero en una residencia pues mucho más. Pero fue mucho más duro, incluso, la mortalidad. Tuvimos muchas bajas, muchos pacientes que por desgracia fallecieron y eso fue un trauma para todos, sobre todo para los trabajadores, que estaban en primera línea trabajando con ellos.

En los galardones de la Fundación Rey Ardid siempre prima el compromiso con los ciudadanos

Efectivamente el segundo año con la vacuna ya vimos la luz. Ahora parece como si ya no existiera, como si ya no hubiera problema con el Covid, sales a la calle y ves que la gente ya casi le ha perdido el respeto. Y nos viene lo que pensábamos ‘pues ya ha terminado esto’, estamos todavía en guardia, pero nos viene el tema económico. Viene la guerra de Ucrania con Putin, que nos ha llevado a todo el mundo al desastre, y ahora pues viene un problema económico importante. Nos ha subido todo y eso al tercer sector, no solamente a nosotros, sino todo el tercer sector, todas las entidades sin ánimo de lucro, pues lo estamos pasando regular con todas esas medidas económicas que nos vienen encima.

P.- Parece que en la actualidad la sociedad está mucho más concienciada a la hora de hablar de salud mental. ¿Se ha visto reflejado en vuestro trabajo en la Fundación?
R.- Nosotros en salud mental trabajamos todos los recursos que no son de agudos. Las entidades del tercer sector que trabajamos la salud mental fundamentalmente lo que hacemos es intentar integrar a todas esas personas con problemas graves de salud mental en la sociedad, tanto socialmente como laboralmente. Esa es nuestra tarea fundamental.

¿Aparecen más casos? Pues sí que aparecen más casos, pero también es verdad que la sociedad está respondiendo mucho mejor. Cada vez tenemos más empresas que colaboran con nosotros, porque al final cuando integras a una persona con un problema de salud mental en una empresa normalizada, pues es un logro importante. Poquito a poco vamos consiguiendo puestos de trabajo y vamos consiguiendo que esas personas se integren realmente en la sociedad.

La salud mental en residencias y centros de mayores se vio afectada por la situación que produjo la pandemia

P.- La solidaridad es otro de vuestros pilares fundamentales, ¿ha conseguido la pandemia sensibilizar a la población acerca de las personas vulnerables o todo lo contrario?
R.- Sí. Yo creo que Aragón es una tierra solidaria. No conozco otras tierras, he estado por ahí por más sitios, pero en Aragón yo creo que la solidaridad está en nuestros genes. Son muchísimas las empresas que colaboran con nosotros, son muchísimas las entidades que colaboran con nosotros, las administraciones, los medios de comunicación… Yo creo que no se le puede pedir más a los aragoneses porque ellos mismos ven la necesidad y lo hacen día a día.

P.- Contáis con un equipo de casi 150 voluntarios, ¿cómo puede el que lo desee formar parte de la Fundación?
R.- Pues es muy fácil, entrar en las redes, entrar en reyardid.org y ahí preguntar. Hay un responsable de los voluntarios que, por cierto, es un pilar fundamental, para nosotros tener casi 150 voluntarios es un dato muy importante. Esta gente sí que, además, dan lo mejor que tienen que es su tiempo y su dedicación, que se lo ofrecen a los demás. Entonces, pues encantadísimos de que la gente quiera trabajar con nosotros y que nos ayude a seguir adelante.

P.- ¿Qué balance hacen desde Rey Ardid de vuestra actividad a lo largo de este 2022, que llega ya a su fin?
R.- Bueno, pues como digo, la actividad sigue creciendo, hemos pasado el bache de la ocupación porque las residencias fundamentalmente se quedaron con una baja ocupación, hemos mejorado la ocupación -ahora mismo tenemos 19 residencias que gestionamos-, hemos puesto en marcha una nueva residencia de 100 plazas en Nájera que ya está funcionando, una residencia del Gobierno de La Rioja. Tenemos en marcha un par de planes a corto plazo y no paramos, seguimos adelante. Nosotros sabemos que no podemos esperar a ver por dónde viene el aire, tenemos que tomar la iniciativa.

En la Fundación hay un equipo profesional muy serio, muy importante y ellos son los que marcan, a parte del patronato, las líneas a seguir y, bueno, yo estoy muy satisfecho, sobre todo de todos los trabajadores que están con nosotros en la Fundación.

P.- ¿Qué objetivos os habéis propuesto cumplir para el próximo año?
R.- Pues, fundamentalmente, abriremos la residencia de Molina de Aragón, queremos ampliar nuestro esfuerzo en salud mental, porque creo que la salud mental necesita un impulso por parte de todos, sobre todo en el medio rural porque la despoblación de Aragón en la salud mental todavía se nota más y vamos a intentar crecer en salud mental.

Vamos a seguir trabajando con la inserción laboral y otro punto que también queremos reforzar más es la formación. Vamos a sacar un grado de FP de Auxiliar de Clínica para trabajar en nuestras residencias porque creemos que la formación es imprescindible para poder progresar en la inserción y en el trabajo de las personas más vulnerables. Hay que tener en cuenta que nosotros trabajamos con gente vulnerable, con la gente que lo tiene un poco más difícil, entonces ahí la formación es un pilar básico.

Otras Entrevistas

LO MÁS VISTO