Homenaje a las víctimas de la Casa Cuartel de Zaragoza
El 11 de diciembre de 1987 tuvo lugar uno de los sucesos más trágicos de la historia de Aragón.

Hace 35 años la tragedia se cernió sobre la Casa Cuartel de Zaragoza tras un atentado de la banda terrorista ETA, que hizo estallar el edificio con un coche bomba. Una explosión en la que 11 personas perdieron la vida, entre ellas cinco niños, y 88 resultaron heridas. Este domingo, en el mismo lugar donde se encontraba el Cuartel, la ciudad ha querido homenajearlas y recordarlas. Entre acordes de violines, familiares, amigos y ciudadanos han depositado flores en la placa conmemorativa y han condenado el terrorismo y lo ocurrido la madrugada del 11 de diciembre.

A las 6.00 horas del 11 de diciembre de 1987, un vehículo Renault 18 estacionaba en frente de la Casa Cuartel de Zaragoza, que se encontraba en la Avenida de Cataluña y en la que habitaban casi 200 personas. Ese coche contenía 250 kilos de amonal, que explotaron en cuestión de minutos y derribaron las cuatro plantas del edificio, reduciéndolo a escombros y marcando uno de los sucesos más trágicos de la historia de Aragón.

José Pino Arriero, María Carmen Fernández, Silvia Pino, José Ballarín, Silvia Ballarín, Emilio Capilla, María Dolores Franco, Rocío Capilla, Miriam y Esther Barrera y Ángel Alcaraz perdieron la vida hace 35 años y sus nombres han resonado este domingo en el Parque de la Esperanza, para nunca ser olvidados. Bajo la placa que los recuerda, reposan decenas de flores en su memoria.

Después de un minuto de silencio, la delegada en Aragón de la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) y víctima de este atentado, Lucía Ruíz, ha recordado el momento tan “difícil” que atraviesan. “Solo quedan 14 presos de ETA para culminar todos los acercamientos a las cárceles vascas. Se supone que iban a ser decisiones puntuales y de presos sin delitos de sangre, pero se ha convertido en una rutina semanal que ha afectado a 300 víctimas al conocer la noticia. Estos acercamientos son, en definitiva, la antesala a la impunidad. Para los que nos acusan de vengativos por criticarlo, no es venganza, es justicia. Es nuestro temor a que no cumplan íntegramente sus condenas”, ha indicado Ruíz.

LO MÁS VISTO