Jóvenes en una discoteca
Es importante asegurarse de comprar la entrada en establecimientos de confianza

Son muchos los que aprovechan la Nochevieja para salir con amigos a macrofiestas y cotillones, dispuestos a pasarlo bien. Sin embargo, muchas veces una mala gestión del establecimiento o del evento, puede hacer que los planes cambien o, incluso, se cancelen: desde problemas con las entradas y exceso de aforo, hasta desalojo por problemas administrativos o, incluso, por falta de seguridad.

Empezando por la compra de entradas. Lo ideal es comprarlas con antelación, para evitar subidas de precios o quedarse sin ellas y siempre en establecimientos de confianza o por intermediarios que den absoluta fiabilidad. Si se adquiere por Internet, hay que asegurarse de que se hace a través de las páginas organizadoras del evento, evitando las webs de reventas o las poco fiables. Esto permitirá reclamar el dinero más fácilmente en caso de cancelación o cambio en las condiciones contratadas.

El director general de Consumo del Gobierno de Aragón, Pablo Martínez, recalca que lo importante es «que realmente sea una fiesta y no resulte un fiasco. Debemos tener también un resguardo del pago o un soporte que nos diga quién es el organizador, cuánto hemos pagado y en qué consiste ese cotillón. También observar las indicaciones de seguridad en los locales, accesos y aforos nos garantizará que tengamos la fiesta en paz y sea una buena entrada de año».

Si se producen cambios en las condiciones de contratación del evento (cambio del local de celebración, restricción del horario o de los servicios ofrecidos, etc.), se puede reclamar a la Dirección General de Consumo. Ahora bien, si hay sospecha de estafa porque hayan vendido entradas falsas o más entradas del aforo permitido, se deberá acudir a la policía. Recuerde la importancia de conservar la entrada y cualquier documento relacionado con el evento

Igual de importante es observar las medidas de seguridad del sitio donde se celebre. Empezando por localizar la salida de emergencia más cercana. Pero también ver si esa salida es practicable; es decir, si dispone de una barra antipánico y no está cerrada con candados u obstaculizada. Además, la sala debe disponer de al menos dos recorridos de evacuación, que deben estar reflejados y visibles en un plano.

La evacuación de los recintos públicos se calcula para ser realizado en un tiempo de dos y medio a tres minutos. Si se tiene la sensación de que esto no va a ser posible por la aglomeración de personas, se debe comunicar a la organización del evento, e, incluso, se puede exigir la devolución de la entrada y presentar una reclamación.

Otro aspecto con el que se debe tener especial cuidado en estas fiestas es la pirotecnia. En España, cada año se producen 1.700 accidentes relacionados con el uso de artefactos explosivos y pirotécnicos, mucho de ellos durante la celebración de eventos festivos, por ello, OCU aconseja respetar siempre las distancias de seguridad.

Por último, si se tiene pensado beber, OCU recomienda dejar el coche y hacer uso del transporte público. Gran parte de las fiestas masivas suelen disponer de un autobús o lanzadera a disposición de los asistentes para el desplazamiento al lugar, en caso de estar mal conectado. Pero si no existe esta opción, lo ideal es compartir coche con una persona que no tenga pensado beber esa noche para garantizar la seguridad de todos.

LO MÁS VISTO