Corredores saliendo
Luis Pastor y Cristina Espejo han sido los respectivos ganadores

Un año más, la San Silvestre no decepciona a la capital aragonesa, y ya van 17 ediciones. La tradicional carrera de despedida del año ha congregado a más de 4.000 corredores que, vestidos bajo sus mejores atuendos, han llenado las calles mañas de alegría, color y diversión. Pelucas fluorescentes, gorros de Papá Noel, tutús con purpurina y calcetines estampados hasta la rodilla combinados con las zapatillas de running y el dorsal han sido el uniforme escogido para dar la bienvenida a este 2023. Luis Pastor y Cristina Espejo han sido los respectivos ganadores.

El pistoletazo de salida se daba a las 18.00 horas desde el Coso, a la altura del Teatro Principal. Un recorrido de cinco kilómetros que ha rodeado Zaragoza partiendo y finalizando en el mismo lugar. Puente de Hierro y paseo de la Ribera, la avenida Cataluña y las calles Valle de Zuriza, Caminos del Norte, Martín del Río, Sangüesa Castañosa, Puente de Piedra, Paseo de Echegaray y Caballero y San Vicente de Paul hasta nuevamente el Coso.

Precisamente, la Agrupación Deportiva Atlética Jerónimo Zurita, como organizadora de la carrera, recordaba este pasado jueves que el recorrido es un “circuito rápido con un tramo de bajada suave y un final en subida hasta la ansiada línea de meta”.

En el plano competitivo, en categoría masculina, Luis Pastor, con un tiempo de 13:53, ha sido el vencedor tras la descalificación de Hamza Omari. En categoría femenina ha sido nuevamente Cristina Espejo quien se ha subido a lo más alto del podio con un tiempo de 15:10.

La vicealcaldesa de la ciudad, Sara Fernández, hacía hincapié en que esta edición se ha recuperado “con más ganas que nunca” debido a la inexistencia de las restricciones covid. “Eso es un motivo más de celebración”, apuntaba, tras poner en valor la San Silvestre zaragozana: “hay que despedir el 2022 corriendo, disfrazados, celebrando con amigos y familias”.

Más allá del evento puramente deportivo, esta carrera es en esencia una fiesta de disfraces y solidaridad. Por cada una de las 4.000 inscripciones que se han hecho se ha donado un euro a la Asociación de Familiares de Enfermos de Alzhéimer de Zaragoza y otro euro a la Asociación Parkinson Aragón.

LO MÁS VISTO