El Tren Blanco, estacionado en Canfranc tras cinco horas de trayecto

Cuatrocientos pasajeros, dos trenes y un destino. El Tren Blanco, una composición histórica formada por el zaragozano Tren Azul junto con el madrileño Tren de los 80, ha atravesado este sábado los 375 km de vía férrea que separan Zaragoza de Canfranc (y vuelta).

Los vagones restaurados de las antiguas compañías de expresos europeas con lujosos departamentos, literas, mesas y restaurantes se han encontrado en la moderna estación de Delicias a las 9.00 horas con varios trenes de alta velocidad, ante la mirada atónita de los pasajeros que se disponían a coger el tren como cualquier otro día. Poco después del mediodía, la composición hacía su entrada triunfal a Canfranc, desde donde partirá a mitad de tarde para llegar de nuevo a la capital aragonesa a la medianoche.

Sus cuatrocientos pasajeros, doscientos por cada asociación, han podido disfrutar desde un convoy con todo tipo de detalles y servicios a bordo de los maravillosos paisajes que se abren conforme el tren se adentra en el Pirineo y Prepirineo: la estepa de Tardienta, los Mallos de Riglos, los ríos Gállego y Aragón o el viaducto de Cenarbe, una pronunciada curva que se eleva a veinte metros del suelo en las proximidades de Villanúa.

Desde su reapertura el pasado 24 de diciembre tras las obras de renovación entre Plasencia y Ayerbe, la famosa línea conocida como “el canfranero” tan solo había acogido los cuatro servicios regionales que diariamente conectan Zaragoza con los pies del Somport, a las puertas de Francia.

UN VIAJE CON RECORRIDO

Esta aventura comenzó ya este viernes al mediodía con la salida desde la estación de Chamartín de la capital española del Tren de los 80, propiedad de la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid (AAFM), que tras cuatro horas de viaje llegaron a la mítica estación de Casetas, donde se encontró con su hermano, el Tren Azul custodiado por la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías (Azaft), dispuestos a pasar la noche al raso.

Allí, en la nave de Casetas, a las 6.00 horas de esta fría mañana de sábado los socios de la Azaft y la AAFM ya trabajaban a fondo en la calefacción, la comida, la bebida y todo lo necesario para tener ambos trenes listos y protagonizar una nueva jornada marcada por el placer de viajar en ferrocarril.

PRÓXIMAS AVENTURAS PROGRAMADAS

El Tren Blanco da el pistoletazo de salida a toda una serie de viajes programados por la Azaft en su Tren Azul, que incluyen destinos como Teruel (18 de febrero, fiesta de los Amantes), Soria (4 de marzo), La Puebla de Híjar (8 de abril) y Valencia (24 de junio), además de un recorrido sorpresa organizado el próximo 13 de mayo en el que se podrá disfrutar de la retransmisión del Festival de la Canción de Eurovisión.

LO MÁS VISTO