Pago con tarjeta de crédito virtual desde el móvil

Hoy en día el móvil es una herramienta, prácticamente, imprescindible para la mayoría de nosotros. Y es que en un pequeño dispositivo tenemos a mano múltiples aplicaciones que nos simplifican las tareas cotidianas. Una de ellas es, sin duda, la posibilidad de pagar a través de una tarjeta de crédito virtual, una tendencia que ha crecido en paralelo al auge del comercio electrónico de los últimos años. 

¿Cómo pagar fácilmente con el móvil?

Entre los principales beneficios de pagar a través de un móvil o smartphone destaca la comodidad de llevar el móvil siempre encima y poder ahorrarse el tener que salir también con cartera. Pero, más allá de eso, las ventajas son múltiples: las tarjetas virtuales tienen las mismas características que las tarjetas físicas, con la diferencia que se almacenan en un wallet (monedero) digital dentro del teléfono móvil. Además, están encriptadas, son seguras, sencillas de usar y facilitan los pagos tanto de forma online como en tiendas físicas. 

Veamos más en detalle cómo funciona, qué nos puede aportar y cómo conseguir una tarjeta de crédito virtual.

¿Qué son los pagos móviles y cómo funcionan? 

Como se ha mencionado anteriormente, una tarjeta de crédito virtual se parece mucho a su versión física: tiene un número, una fecha de caducidad y un cvv, y sirve para hacer pagos tanto online como en persona. Será necesario descargar en el móvil o smartwatch una aplicación intermediaria (que puede ser la del mismo banco que nos proporcione la tarjeta) y podremos convertir fácilmente el teléfono en un sistema de pago en toda regla. 

Para que un móvil esté habilitado a realizar pagos en los terminales de las tiendas debe tener un chip NFC instalado. La mayoría de los dispositivos de gama media y alta cuentan ya con este chip, aunque siempre viene bien tenerlo en cuenta antes de comprar un nuevo smartphone. 

Básicamente, el chip NFC actúa como el que encontramos en el resto de las tarjetas bancarias físicas, generando un campo electromagnético de baja intensidad para que los datáfonos de los comercios lo reconozcan. Por lo tanto, si una tienda tiene un datáfono moderno y se puede pagar con tarjeta, lo normal es que también se pueda hacer con el móvil mediante el NFC. Como ves, es una operación muy simple y no se diferencia mucho del sistema de pago tradicional.

Beneficios de las tarjetas de crédito virtuales

Aparte de la comodidad que supone tener todo en el móvil, sin el riesgo de olvidar la cartera en algún sitio o que nos la roben, es importante destacar el factor seguridad de las tarjetas virtuales, que también es el que genera más dudas entre los consumidores. 

En primer lugar, como una tarjeta virtual por definición no existe físicamente, no se puede perder y también si nos roban el móvil hay varias razones para estar tranquilos:

  1. Las aplicaciones de pago necesitan de un código secreto para activarlas o, en el caso de que el móvil disponga de esta posibilidad, de un control de acceso biométrico, como la huella dactilar o el reconocimiento facial. Además, la tarjeta también tiene su propio pin.
  2. Las entidades que emiten las tarjetas tienen seguros contra robos y fraudes.
  3. Siempre podremos acceder a nuestra aplicación de gestión de tarjetas desde otro dispositivo y bloquearla para que nadie la pueda usar.

Requisitos para solicitar tu tarjeta de crédito virtual

Cada vez más entidades bancarias se mueven hacia la digitalización de sus productos, por lo que se puede solicitar una tarjeta de crédito virtual de forma sencilla y rápida, además, algunos bancos permiten contratarla sin comisiones y al instante (una vez concedido el riesgo).

En cuanto a los requisitos a cumplir, algunos son obligatorios, aunque cada banco tendrá sus exigencias específicas:

  • Ser mayor de edad 
  • Tener un documento de identidad vigente 
  • Contar con conexión a Internet para realizar el proceso de solicitud 
  • Ser el titular de una cuenta bancaria a la que poder vincular la tarjeta
  • No figurar en registros crediticios negativos y superar el análisis de solvencia. 
  • Aportar ciertos documentos adicionales dependiendo de cada entidad. 

Una vez solicitada la tarjeta y haber seguido los pasos que se indican, el banco confirmará a través de un correo electrónico o sms su aprobación y enseguida podremos habilitar nuestra nueva tarjeta de crédito virtual como sistema de pago dentro del móvil.

Publicidad

LO MÁS VISTO