YouTube video

Una decena de tripulaciones ucranianas están finalizando su formación en la Academia General Militar de Zaragoza. Son un total de 55 soldados, 40 de ellos militares y 15 destinados al mantenimiento de los vehículos (mecánicos, electrónicos, y especialistas en armamento), los que se han estado formando durante el último mes, hasta doce horas al día, para tripular los carros de combate Leopard 2 A4, que España enviará al conflicto en Ucrania como apoyo a su ejército frente a los ataques de Rusia.

Tras estas cuatro semanas de formación, estos 55 ucranianos partirán este miércoles hacia Polonia, sede de operaciones del ejército ucraniano ante el cierre del espacio aéreo en su país, y en donde serán redirigidos a diversos puntos del frente, que ni ellos conocen. Todos ellos tenían experiencia en carros de combate, lo que ha permitido acelerar su formación, aunque esos vehículos sean muy diferentes a los que ahora van a tratar. “Eso, unido a la motivación y las ganas de aprender, en un mes los vemos muy bien preparados para unirse al combate. Temíamos, dependiendo de su formación previa, que hubiera que ralentizarlo, pero se han dado los pasos que hemos querido”, ha explicado el capitán Contreras, instructor de este grupo de militantes.

Cuatro semanas en las que se han empleado a fondo, descansando solo durante las tardes de los sábados, y con ejercicios que se prolongaban hasta pasada la medianoche, como el que ha tenido lugar este lunes. “Tenían un mes y lo necesitaban. Cuando los Leopard lleguen a Ucrania, estas tripulaciones serán las que se monten en ellos. Se han centrado en aprender y preguntarnos todos los días para irse con el mayor conocimiento del carro”, ha explicado.

EJERCICIOS DE TÁCTICAS Y DISPAROS

Esta formación se ha llevado a cabo en dos fases. En primer lugar, se ha realizado una instrucción individual teórica y en simulador para cada uno de los puestos que entran en un Leopard: el jefe, el tirador, el conductor, y, la principal novedad respecto a los carros que están utilizando ahora, el cargador. Esta labor previa es fundamental y complementaria a los ejercicios de campo, ya que les proporcionan los conocimientos adecuados antes de pasar al terreno. “No puede haber ejercicios de tiro todos los días. Tenemos simuladores de conducción y tiro donde han podido entrenarse. Cuando les hemos visto capacitados para salir al campo de maniobras ya han hecho movimientos y tiros”, ha señalado el capitán Contreras.

Posteriormente, han sido agrupados en un carro de combate para conocerse y poder trabajar juntos, tanto en el diseño de tácticas y estrategias, como sobre unos Leopard que son bien distintos a los que ahora están llevando, principalmente en la incorporación de un cuarto tripulante, el cargador, ya que en los actuales es automático. “En capacidades son superiores a los que hay desplegados en el escenario y tienen buen alcance, cámaras técnicas y sistemas que les facilitaran las cosas”, ha detallado.

De hecho, el capitán Contreras ha resaltado que los soldados ucranianos les han transmitido que estos tanques mantienen “capacidades superiores” a los que han tenido hasta ahora y a los que se están enfrentando, con un alcance de hasta cuatro kilómetros. “No sabemos los nuevos vehículos que pueden acceder en el escenario, pero este está un nivel por encima”, ha afirmado.

No en vano, el carro de combate Leopard 2 A4 data de finales del siglo XX y ha sido la base para el desarrollo de uno de los carros de combate más modernos y eficaces empleados por los países occidentes, el Leopard 2 A6, así como en el español Leopard 2E, punta de lanza de las fuerzas acorazadas del país. Precisamente, el Ejército guardaba en Casetas medio centenar de Leopard 2 A4, de los que alrededor de diez se enviarán a Ucrania tras ser reparados y preparados para la batalla.

LA UNIDAD ENEMIGO

Además, uno de los aliados de esta formación en la Academia General Militar ha sido la unidad Enemigos, que ha permitido incidir en las tácticas y estrategias como si hubiera un rival enfrente. “Los sistemas tácticos perderían sentido si no hubiese nadie enfrente. Tienen un rival con el que combatir y se meten en el papel. Son fundamentales para nosotros”, ha resaltado el capitán Contreras.

En total, alrededor de 500 militares ucranianos están recibiendo formación en diferentes localidades y cursos en atención sanitaria, desminado o combate con explosivos y uso de carros de combate. Los primeros militares se incorporaron a mitad de noviembre, entonces sin conocimientos previos, por lo que tuvieron que afrontar varias semanas de instrucción. Posteriormente, en enero llegaron otros 198 militares, entre ellos cuatro mujeres, en su mayoría civiles movilizados y sin experiencia militar, así como 20 personas para participar en un curso de formación con el sistema antiaéreo “Hawk”, del que España ha donado varios lanzadores a Ucrania. Después de los 55 que se encuentran en Zaragoza, arribaron también dos nuevos contingentes en marzo.

LO MÁS VISTO