calendario santoral 17 de abril
El santoral católico de hoy, lunes 17 de abril, recuerda a San Simeón Bar Sabas y a Santa María Ana de Jesús Navarro

El santoral de hoy, lunes 17 de abril, recuerda a San Simeón Bar Sabas, un monje y santo cristiano que vivió en el siglo V en el Imperio Bizantino. A los 18 años ingresó en un monasterio cerca de su pueblo natal, pero pronto se retiró como ermitaño a pequeña celda en el desierto.

Después de varios años como ermitaño, San Simeón se trasladó a una zona cerca de Antioquía, donde se elevó sobre una columna de unos nueve metros de altura. Vivió allí durante 36 años, expuesto a los elementos y las inclemencias del tiempo. Esta práctica, conocida como «estilitismo», es un método que utilizaban algunos monjes para buscar una vida aún más aislada y devota.

San Simeón se hizo famoso por su estilo de vida extremadamente austero, su dedicación a la oración y su fama como curador y consejero espiritual. Personas de toda la ciudad acudían en visitarlo para escuchar sus enseñanzas y buscar su consejo espiritual. Durante su vida, se cree que realizó muchos milagros, incluyendo curaciones y la liberación de personas poseídas por demonios.

San Simeón murió en su columna en el año 459, y lo enterraron en Antioquía. Desde entonces, ha sido venerado como santo en la Iglesia Católica y la Iglesia Ortodoxa. La vida y el legado de San Simeón de Bar Sabas ha inspirado a muchos cristianos a través de los siglos. Se le recuerda por su devoción extrema y su ejemplo de vida ascética y de servicio a Dios.

Este 17 de abril, el santoral cristiano recuerda también a Santa María Ana de Jesús Navarro, una religiosa y mística española que vivió en el siglo XVII. A los 15 años, ingresó en el convento de las Carmelitas Descalzas de San José en Madrid.

María Ana destacó por su vida espiritual, su humildad y su gran devoción a Dios. También fue una consejera espiritual muy solicitada por la comunidad y por personas externas al convento. Tuvo varias experiencias místicas, incluyendo visiones y revelaciones divinas. Fue una defensora del amor de Dios y del valor de la humildad y la caridad en la vida espiritual.

Tras 28 años en el convento de San José, a María Ana la eligieron para fundar un nuevo convento en el pueblo de Arenas de San Pedro, en la ciudad de Ávila. Allí continuó su vida religiosa y espiritual, y también ayudó a fundar otros conventos de Carmelitas Descalzas en España.

María Ana falleció en Arenas de San Pedro en el año 1626. Fue beatificada en 1783 por el Papa Pío VI y canonizada en 2004 por el Papa Juan Pablo II. Se recuerda a Santa María Ana de Jesús Navarro por su humildad, su amor por la vida contemplativa y su devoción a Dios. Se valora, además, a sus escritos espirituales por su contenido místico y su profundidad espiritual.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La celebración de la onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Los santos son venerados como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR