Santoral 6 mayo
El santoral católico de hoy, sábado 6 de mayo, homenajea al presbítero San Pedro Nolasco y al sacerdote San Domingo

El santoral católico recuerda hoy, sábado 6 de mayo, a San Pedro Nolasco, un presbítero español nacido en Barcelona en el año 1182. Fundador de la Orden de la Merced, una orden religiosa dedicada a la redención de los cautivos cristianos en manos de los musulmanes durante la Reconquista. San Pedro Nolasco fue un hombre de gran fervor religioso y altruismo.

Desde una edad temprana, San Pedro Nolasco recibió una educación basada en la fe cristiana. Sin embargo, no fue hasta después de la muerte de sus padres que decidió dedicarse de lleno a la religión. A través de una visión, San Pedro Nolasco recibió la inspiración para fundar la Orden de la Merced, que se dedicaría a la redención de los cautivos cristianos en manos de los musulmanes. La orden se convirtió en una de las más importantes durante la Edad Media. Se recuerda a San Pedro Nolasco como un hombre de gran santidad y caridad, cuyo legado sigue vivo hasta nuestros días. San Pedro Nolasco falleció en Barcelona el 6 de mayo de 1256, mientras que, el Papa Urbano VIII lo canonizó en 1628.

Este 6 de mayo el santoral también honra a San Domingo Savio, un santo católico italiano que nació en 1842. A pesar de su corta vida, San Domingo fue un modelo de piedad y devoción para los jóvenes de su tiempo. Desde una edad temprana, se dedicó a la oración y la práctica de las virtudes cristianas. Por este motivo, se convirtió en un líder espiritual en su comunidad.

A los doce años, San Domingo ingresó en el Oratorio de San Francisco de Sales en Turín, donde conoció al sacerdote San Juan Bosco. Bajo su tutela, San Domingo se convirtió en un modelo de santidad para sus compañeros y se dedicó a ayudar a los jóvenes más necesitados. A menudo se le veía trabajando en la cocina o ayudando en la escuela para niños pobres.

San Domingo murió de una enfermedad pulmonar a los catorce años en 1857. Fue canonizado en 1954 por el Papa Pío XII. Hoy en día, es venerado como el patrón de los servidores de la iglesia y los jóvenes. Su vida es un ejemplo de cómo incluso los jóvenes pueden ser santos y vivir una vida de servicio a Dios y a los demás.

¿POR QUÉ SE CELEBRAN LOS SANTOS?

La onomástica es una forma de reconocer y honrar sus logros espirituales y de buscar su guía e inspiración en nuestras propias vidas. Se venera a los santos como líderes espirituales o figuras que han alcanzado un alto nivel de santidad y han vivido su vida al servicio de Dios o de una religión concreta.

Muchos santos tienen un día especial dedicado a ellos, que celebran los fieles de todo el mundo. Para ello, en cada cultura se celebran diferentes ceremonias religiosas, leyendo sus enseñanzas o visitando lugares sagrados asociados a ellos.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR