El juicio ha tenido lugar esta mañana en la Ciudad de la Justicia de Zaragoza

Un conductor de un camión que, debido a la realización de una maniobra prohibida, provocó la muerte de un agente de la Guardia Civil, ha aceptado la pena de dos años de prisión como autor de un delito de homicidio imprudente. El transportista tampoco podrá volver a trabajar de lo suyo ya que la pena también dirime que no podrá conducir un camión durante cinco años. No podrá tampoco llevar su coche en 20 meses.

Óscar David Meiriño se llamaba el agente de la Guardia Civil de Tráfico que falleció en el accidente cuando iba a atender otro siniestro en la misma vía, la N-330, en Zuera en julio del año pasado. Según las investigaciones, el camionero realizó un cambio de sentido prohibido y trató de adelantar en un carril en el que tampoco estaba permitido. Meiriño iba en una patrulla con otro compañero cuando chocó de forma frontolateral contra el camión sin poder evitarlo. El camión transportaba bombonas de gas butano y gas.

El transportista ha llegado un acuerdo con las tres acusaciones: la de la familia y la de los dos abogados de las asociaciones de guardias civiles Jucil y AUGC, representados por los letrados Marco Antonio Navarro y Jesús Jordán Vicente. Inicialmente, se pedía para el camionero cuatro años de prisión por un delito de homicidio por imprudencia grave.

Sin embargo, el seguro del transportista ha llegado a indemnizar a la familia, aproximadamente, con un millón de euros. Este varón no pisará la cárcel al ser menos de dos años de pena y ningún antecedente. Sí que no podrá volver a trabajar de transportista durante cinco años ni circular con su coche durante 20 meses.

TE PUEDE INTERESAR

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR