El fuego ha calcinado 5.600 hectáreas

El incendio de Ateca avanza sin control y obliga a desalojar Moros y Villalengua

El incendio forestal de Ateca ha calcinado 5.600 hectáreas y está a las puertas del municipio de Moros. La situación es “muy complicada” y se espera que por la noche puedan avanzar los trabajos de extinción ante una nueva jornada que también se presenta peligrosa debido al cambio de la dirección del viento. Según informan desde el Puesto de Mando Avanzado (PMA), los núcleos de población «no corren peligro», pero el escenario podría cambiar este miércoles.

El director general de Medio Natural y Gestión Forestal, Diego Bayona, ha afirmado que no se van a desalojar más poblaciones por el momento, pero mañana podría verse otro escenario debido a un cambio de viento hacia el oeste. Las llamas han rozado el municipio de Moros, donde ya han quemado un corral próximo al perímetro exterior del pueblo. “La situación es compleja, se ha hecho un esfuerzo especial en defender Moros, donde se han focalizado todos los medios posibles con las condiciones que teníamos hoy”, ha continuado Bayona.

El operativo de incendios mira hacia la noche “como una oportunidad” para trabajar en diferentes zonas gracias a las buenas previsiones climatológicas de humedad a partir de las 21.00 y 00.00 horas. Sin embargo, Bayona prevé que este miércoles “sea un día complicado” por el cambio en la dirección del viento en el que “se tendrán que redoblar esfuerzos”.

El fuego ha rozado el núcleo urbano de Moros

Según la última actualización, unos 200 efectivos trabajan en la extinción de las llamas, que ya han alcanzado las 5.600 hectáreas. Entre ellos, bomberos forestales, agentes de protección de la naturaleza, medios ministeriales, bomberos de la Diputación de Zaragoza y del Ayuntamiento de Zaragoza. Además, esta tarde se ha unido una sección de la Unidad Militar de Emergencias (UME) y unidades de la Generalitat Valenciana.

Preocupa todo el perímetro, pero se espera que cuando el fuego alcance suelo agrícola se pueda cercar más el control a las llamas, gracias a los agricultores de la zona que están trabajando para hacer líneas cortafuegos. Aun así, Bayona avisa: “No podemos aventurarnos, la situación es muy compleja”.

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha visitado la zona afectada y ha querido ver en primera persona la situación de las 65 personas que se han tenido que realojar en el polideportivo de Ateca. “La mayor parte son personas mayores que este tipo de quebrantos y percances les afectan en mayor medida que a los jóvenes. Están inquietos y pesadumbrosos. Les hemos transmitido confianza y que en ningún modo les va a faltar el amparo de los poderes públicos”, ha explicado el presidente.

Sobre los desalojos, Lambán ha afirmado que “es preferible desalojar un pueblo, aunque al final no pase nada y extremar los tiempos a que haya que recurrir a medidas extremas”.

NOTICIAS DESTACADAS