La situación del incendio sigue siendo “complicada”

Fuera de control y en una situación “crítica”. Así ha definido el presidente de Aragón, Javier Lambán, el incendio declarado en Añón de Moncayo, que ya ha obligado a desalojar a unos 1.500 vecinos de Añón de Moncayo, Alcalá de Moncayo, Vera de Moncayo, El Buste, Santuario de la Misericordia, Bulbuente, Ambel, Trasmoz y Talamantes, además de cortar cuatro carreteras, entre ellas la N-122 entre Borja y Tarazona.

Según la última actualización, en torno a las 12.00 horas había tres focos activos, siendo el más peligroso el que se encuentra en los aledaños del Parque Natural del Moncayo, como ha explicado el presidente de Aragón, Javier Lambán, desplazado al Puesto de Mando Avanzado. “El fuego entraría en una zona donde la masa combustible existente elevaría el incendio a magnitudes catastróficas”, ha alertado el líder del Ejecutivo, que también ha mantenido un encuentro con los alcaldes de las localidades.

En total, más de 300 efectivos se encuentran trabajando sobre el terreno, pero desde el Ejecutivo ya prevén una jornada “realmente complicada” por la virulencia del fuego, que se originó con un comportamiento «insólito» que “no hemos visto” en otros incendios. «No habían pasado dos horas desde su declaración y ya hubo necesidad de desalojar pueblos”, ha afirmado, destacando que ya está abarcando un perímetro de 50 kilómetros con unas 8.000 hectáreas afectadas de pinar, monte, carrascal y cultivos agrícolas.

Así, desde el Ejecutivo esperan a la evolución de las condiciones meteorológicas y, principalmente, del viento, que sigue con rachas de 50 o 60 kilómetros/hora que elevan la complejidad de los trabajos y “pueden desbaratar la extinción”. “La previsión no se puede establecer con seguridad del 100%. No hay ciencia segura para saber qué vientos correrán, si será en única dirección o qué clase de vientos son. Es posible que el panorama no sea tan demoledor como el de ayer, pero los técnicos están muy preocupados”, ha explicado Lambán, que no ha podido confirmar el origen del fuego, aunque sí ha reconocido que no tiene nada que ver con el de Ateca.

En este sentido, la delegada del Gobierno, Rosa Serrano, ha reconocido que las «fuertes» ráfagas de viento «impiden seguir avanzando» y «abordarlo con más intensidad y con todos los medios que tenemos». «Aminora la temperatura, pero no el viento. Es importante aguantar esta tarde, que nos dirá la previsión para las siguientes horas y si podremos abordarlo con más intensidad con todos los medios. Los medios son más que suficientes para la extinción, pero requiere calma, previsión y análisis de la zona», ha señalado durante su visita al Puesto de Mando Avanzado de Albeta, donde ha remarcado como «fundamental» la colaboración entre las distintas instituciones, así como entre agricultores, vecinos y la Guardia Civil.

Medios disponibles

Concretamente, están trabajando en el incendio forestal medios del Gobierno de Aragón (10 autobombas, seis cuadrillas terrestres, cuatro cuadrillas helitransportadas – con helicópteros, cicno APN y el helicóptero de coordinación), del Ministerio (1 BRIF Daroca, 1 BRIF Lubia, 4 FOCA, 2 Aviones anfibios de Reus, 1 helicóptero Kamov y 1 Avión de Coordinación), 3 bulldozer y 2 secciones UME (12 autobombas +3 nodrizas). Además, participan en las labores de extinción bomberos de la Diputación Provincial de Zaragoza, Diputación Provincial de Huesca y del Ayuntamiento de Zaragoza.

Por su parte, a lo largo de la mañana se están incorporando al incendio una cuadrilla helitransportada, 2 cuadrillas terrestres, 1 autobomba, 1 bulldozer y 2 APN procedentes de Castilla y León; 1 cuadrilla terrestre, 1 autobomba, 1 técnico y un agente forestal procedentes de La Rioja; 2 Aviones anfibios procedentes de Castilla-La Mancha y una cuadrilla helitransportada y dos cuadrillas terrestres de Navarra.

Reactivado el incendio en Isábena, que requiere de ayuda de Cataluña

El incendio forestal en Isábena, que se había dado por estabilizado, se ha reactivado a mediodía de este domingo. El fuego se originó de noche y había logrado estabilizarse alrededor de las 10.00 horas, pero, horas después, ha vuelto a activarse.

Para apagarlo, el Ejecutivo autonómico, con más de 300 efectivos en el incendio de Añón de Moncayo, ha requerido la ayuda de la Generalitat, que ha proporcionado un helicóptero bombardero y un avión. Además, están trabajando dos autobombas, cuatro cuadrillas terrestres, tres helitransportadas y tres helicópteros del Gobierno de Aragón.

La redacción trabaja en la ampliación y seguimiento de esta noticia.

NOTICIAS DESTACADAS