Desmanteladas dos plantaciones de marihuana en Mequinenza con 3.200 ejemplares

La Guardia Civil ha interceptado hasta 3.200 plantas de marihuana en el término municipal de Mequinenza. La investigación se inició el pasado mes de septiembre tras varias alertas ciudadanas que indicaban la existencia de una plantación de marihuana en el municipio.

Tras las denuncias, especialistas del Equipo Territorial de Policía Judicial y Equipo Roca de la Guardia Civil de Caspe comenzaron las pesquisas con el objetivo tanto de verificar la existencia de esta plantación como para detener a los posibles autores y desmantelarla. Debido a la dificultad del terreno, las investigaciones se realizaron por vía terrestre y aérea.

Una vez en el lugar, la Guardia Civil verificó la existencia de una plantación que contenía un total de 1.600 plantas de marihuana, así como diferentes balsas y útiles para efectuar el riego, zona de acampada provista de duchas y cocina, puesto de vigilancia y zona de secado para las plantas.

LA SEGUNDA PLANTACIÓN, ENCONTRADA POCOS DÍAS DESPUÉS

Días después, y a raíz de otras informaciones de colaboración ciudadana recibidas por el Seprona de Caspe, se llevó a cabo un operativo para la búsqueda, verificación y desmantelamiento de otra plantación de cannabis que podía ubicarse también en la localidad del Bajo Cinca.

Igual que en el caso anterior, el lugar donde se ubicaba era de difícil acceso, así que los agentes tuvieron que acudir por dos senderos distintos y mediante embarcación a través del pantano. Allí, la Guardia Civil verificó la existencia de la segunda plantación de marihuana, que estaba distribuida en ocho bancales y contenía un total de otras 1.600 plantas.

Igualmente hallaron diferentes construcciones utilizadas como secadero, zona de descanso en la que disponían de cocina, zona de secado de plantas, una balsa con diferentes materiales para el riego de la plantación, y un puesto de vigilancia, no encontrándose en el lugar a ningún responsable de la plantación. En este operativo, además del Seprona y la Guardia Civil de Caspe, colaboraron guardas rurales de pesca con embarcaciones.

Estas intervenciones se suman a las últimas batidas de plantaciones de cannabis en Aragón en octubre, que se saldaron con 5.000 plantas intervenidas en Labata, en el término municipal de Casbas de Huesca.