Arrojó una tasa de 1,34 mg/l de alcohol en aire espirado, siendo el máximo permitido para este tipo de vehículos de 0,15 mg/l

Un transportista de 35 años está siendo investigado al circular con una tasa de 1,34 mg/l del alcohol en aire espirado, lo que multiplica por nueve el máximo permitido para estos profesionales. Fue interceptado cuando circulaba en zigzag ocupando los dos carriles de la autovía A-2, siendo investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial tras haber cometido una infracción grave.

Los hechos tuvieron lugar el pasado 13 de octubre a la altura del término municipal de Épila. Los agentes de Tráfico pillaron a un vehículo articulado cuyo conductor realizaba una conducción errática y en forma de zigzag, desplazándose entre el arcén derecho y el izquierdo, ocupando la totalidad de la calzada. Ello provocaba un grave peligro tanto para el propio conductor como para el resto de los usuarios de la vía.

Ante este hecho, la Guardia Civil procedió a darle el alto en la misma autovía, sin esperar a localizar un área de servicio. Una vez parado y señalizado, los agentes procedieron a entrevistarse con el conductor, observando en ese momento evidentes signos de embriaguez en esta persona, por lo que decidieron someterle a la prueba de detección alcohólica. Arrojó una tasa de 1,34 mg/l de alcohol en aire espirado, siendo el máximo permitido para este tipo de vehículos de 0,15 mg/l.

Dada la incapacidad del conductor para conducir, se solicitó el apoyo de una segunda patrulla con la finalidad de poder retirar el vehículo hasta un área de servicio próxima, así como del Equipo de Atestados de Subsector de Tráfico de la Guardia Civil de Zaragoza para la instrucción de las correspondientes diligencias.

NOTICIAS DESTACADAS