Agresiones sexuales Zaragoza
La vista oral en la Audiencia Provincial se ha tenido que suspender por errores en el procedimiento

Un hombre se enfrenta a dos penas de abusos sexuales y una de agresión a dos menores tras presuntamente aprovechar las ausencias de su pareja y madre de las niñas para realizarles tocamientos en su domicilio de Zaragoza. Por su parte, la defensa denuncia “defectos de forma” en la acusación particular y le achaca mala fe procesal.

Según el escrito de acusación, G.J.G.A. residía en el domicilio de la mujer junto a sus dos hijas, de 13 y 9 años, desde hacía un año cuando comenzaron las presuntas agresiones. En concreto, la madre denuncia que, en su ausencia, el acusado se llegó a meter en la cama de la hija mayor en varias ocasiones para someterla a tocamientos en el cuerpo y los genitales, además de obligarla a practicarle sexo oral alegando que si lo hacía le permitiría usar el ordenador posteriormente. Otras veces, el individuo llegó a frotarse contra la menor y penetrarla.

Fue una profesora del colegio de la víctima quien interpuso la denuncia ya que, según el relato, la hija mayor temía la reacción del acusado si se lo comunicaba directamente a su madre. La acusación alega que la niña ha sufrido crisis de ansiedad y conductas autolesivas con ideas suicidas, unos trastornos por los cuales ha sido tratada en el hospital y lleva medicación desde entonces.

En cuanto a la hija menor, la acusación sostiene que G.J.G.A. se acercó de manera libidinosa a la niña y le realizó tocamientos por dentro de la ropa interior hasta en dos ocasiones, unos hechos que posteriormente la menor contó a su madre, quien interpuso la denuncia ante la Policía Nacional.

Por todo ello, el acusado se enfrenta a una petición de 23 años y seis meses de prisión, además de órdenes de alejamiento a las menores e indemnizaciones por un total de 35.000 euros. Por otra parte, tanto defensa como Fiscalía solicitan la absolución del acusado. El Ministerio Público sostiene que ante la falta de pruebas de los hechos delictivos, no conviene condenar al acusado.

“DEFECTOS DE FORMA” EN LA ACUSACIÓN

La defensa del acusado, además de la absolución, solicita condena expresa en costas y denuncia “defectos de forma” en la acusación particular, además de achacarle mala fe procesal al no informar al tribunal en los plazos correspondientes de que no se ha tomado declaración a las dos presuntas víctimas, las hijas menores. Se trata de unos errores de procedimiento que, según la defensa, no se han puesto de manifiesto ante el juez y, de hecho, han obligado a suspender la vista oral prevista para este lunes en la Audiencia Provincial de Zaragoza.

LO MÁS VISTO