Fardos de droga incautados
El cabecilla dirigía las operaciones desde la capital aragonesa

Diez personas han sido detenidas por la Guardia Civil en el marco de una operación antidroga contra una banda que transportaba sustancias entre distintos países. Se les imputan delitos contra la salud pública, de blanqueo y pertenencia a organización criminal. Iniciada en el mes de abril, ha concluido con 1.560 kilos de hachís incautados y 92 de marihuana.

Los desplazamientos se realizaban en el doble fondo de camiones, escondida entre otra mercancía o en palets. El cabecilla de la red residía en Zaragoza y había creado un entramado de empresas de transporte e inmobiliaria para facilitar las operaciones. Para ello, contaba con servicios de alquiler de diferentes vehículos y alojamiento de hoteles, que al mismo tiempo servían para blanquear.

560 KILOS DE HACHÍS PARA ITALIA

En el transcurso de la investigación, se interceptaron 560 kilos de hachís en Siétamo, que tenían como destino Italia, con sus correspondientes detenciones. Tras este primer paso, se localizó una segunda nave en el polígono industrial de La Cartuja, que estaba siendo utilizada como “guardería de droga”.

Allí, se encontraron cinco contenedores con unos cartones impregnados en gasoil cubriendo el hachís y la marihuana. En total, 30 fardos distribuidos en tabletas con una tonelada de peso y 92 kilos de la planta, en 74 bolsas.

Además, en los domicilios de los detenidos se han hallado más de diez mil euros, siete vehículos, más cultivos de marihuana con hasta 366 plantas. La investigación continúa abierta.