Mercedes-AMG pillado por la Guardia Civil
El bólido iba a cerca de 200 kilómetros por hora

Un Mercedes-AMG One. Ese es el coche que pilló a 200 kilómetros por hora la Guardia Civil en la A-2515 a la altura del término municipal de Cella, en Teruel. Un auténtico deportivo, lo más similar a un Fórmula 1 que puede haber en una carretera y del que pueden disfrutar unos pocos, porque solo hay 275 en todo el mundo. Su precio es de 2,5 millones de euros.

Su matrícula era alemana, y seguramente no habrá nadie en España con este artilugio. De ahí se deduce que tampoco habrá Mercedes de ese tipo en Cella. Esos guardias civiles tenían más probabilidades de ganar la lotería que de parar por exceso de velocidad al One. Y más teniendo en cuenta que, debido a sus características de bólido de competición, su motor únicamente tiene una vida útil de 50.000 kilómetros.

Posiblemente no se sabrá a quién multaron, pero en su día se dio a conocer que la mayoría de los propietarios son multimillonarios, deportistas y pilotos o expilotos. Entre los 275 poseedores destacan el magnate inmobiliario Manny Khoshbin o el extenista Ion Tiriac. Nico Rosberg, alemán que fue campeón del mundo de Fórmula 1, también adquirió uno de ellos, así como el británico David Coulthard. Pasando al cine, algunos actores de Hollywood decidieron darse el capricho.

Con más de 1.000 cv de potencia, tecnología KERS y DRS de Fórmula 1, puede decirse que lo que se vio en la carretera turolense era un coche de carreras. Le pillaron a 200, velocidad que alcanza en siete segundos, pero la noticia pudo ser de más calado, porque su velocidad máxima es de 350 kilómetros por hora. Menos mal que la historia del Mercedes se quedó en curiosidad y no en accidente para que Cella tenga una anécdota más que contar.

LO MÁS VISTO