Anouar Et-Taouir se reconoce autor de los hechos y asegura que se arrepiente porque él “no pensaba hacer una cosa así, pero iba muy drogado”

Anouar Et-Taouir ha sido condenado a diecisiete años de prisión en Zuera tras haber abordado a una mujer a la orilla del Canal Imperial para robarle el móvil y, al ver su resistencia, llevarla a un descampado cercano para violarla. La defensa considera aceptable la petición de la Fiscalía y la acusación, quienes imponen para el acusado, además de la prisión, 12.000 euros de indemnización y su expulsión del país.

Los hechos por los que se ha juzgado a Anouar, de 22 años de edad, este viernes en la Audiencia de Zaragoza ocurrieron el 25 de agosto de 2021. El acusado, que iba a bordo de un coche y bajo el efecto de las drogas, vio a la víctima caminar por la orilla del Canal a su paso por Zaragoza. Ella, que iba de camino al trabajo como todos los días a sobre las 5.30 de la mañana, relata que oyó cerrarse la puerta de un coche.

Lo siguiente que recuerda es tener a Anouar delante de ella y pidiéndole fuego con un instrumento punzante colocado en su cuello. La víctima, que evidenció que el joven iba drogado, le dijo que se tranquilizase. No obstante, Anouar la agarró de la camiseta, la condujo a un descampado cercano y la forzó para penetrarla y eyacular sobre ella. No contento con ello, el acusado finalmente se hizo con el teléfono de la víctima y le solicitó que lo desbloquease para poder llevárselo.

Una vez conseguido, Anouar se marchó y la mujer acudió inmediatamente a casa para acudir con su pareja a denunciar lo sucedido. Según han relatado los agentes implicados en la investigación del caso, unas imágenes grabadas por las cámaras de videovigilancia de los portales sirvieron a la policía judicial para dar con el agresor.

La defensa de Anouar Et-Taouir, que se reconoce autor de los hechos y asegura que se arrepiente porque él “no pensaba hacer una cosa así, pero iba muy drogado”, ha aceptado la petición del Ministerio Fiscal y la acusación particular: trece años por un delito de agresión sexual, cuatro por robo, 12.000 euros de indemnización a la víctima y su expulsión del país durante diez años tras el cumplimiento de la condena, de la cual se rebajará el año y tres meses que lleva internado en Zuera de manera preventiva.