Media decena de furgonetas camufladas de la Policía Nacional y un furgón del equipo Tedax de la Guardia Civil han entrado durante la mañana de este jueves a la factoría

La mañana ha transcurrido relativamente tranquila en la calle Monreal de Zaragoza, donde este miércoles a última hora de la tarde se detonaba una carta bomba recibida en la empresa Instalaza, dedicada a la fabricación de lanzagranadas y armas para el Gobierno de España y enviadas en apoyo al Ejército ucraniano.

Aunque el sobre explosivo fue detectado a las 16.30 horas por la jefa de seguridad de la empresa, no fue hasta las 21.00 que finalmente se produjo su detonación. “La Policía nos obligó a quedarnos dentro de casa y cerrar puertas y ventanas”, comentan los vecinos de los alrededores, “y luego oímos un fuerte estruendo”. La calle permaneció totalmente cortada al tráfico de vehículos y personas durante una hora.

Media decena de furgonetas camufladas de la Policía Nacional y un furgón del equipo Tedax de la Guardia Civil han entrado durante la mañana de este jueves a la factoría, así como un grupo de dirigentes del Ministerio que han llegado en taxi al lugar. Dentro del recinto, en el exterior de las naves, se encuentra desplegado un amplio dispositivo policial encordonado, ajeno a la calma que se vive fuera de las instalaciones.

Por el momento, son cuatro ya las cartas explosivas recibidas en diferentes puntos de la geografía española: en la sede del Ministerio de Defensa y en Instalaza durante el miércoles; y en la base madrileña de Torrejón de Ardoz y una dirigida al propio presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, que se ha conocido este jueves pero que se produjo el pasado 24 de noviembre.

INSTALAZA: 80 AÑOS EN EL BARRIO

La ubicación tan céntrica de la fábrica, encajonada en el barrio de Tenerías, ha provocado asombro en los vecinos de la zona, que aseguran que “nunca han visto un despliegue así” y que había momentos “en los que daba miedo no saber qué estaba pasando”. “Hay muchos vecinos que no entendemos que exista una fábrica de armas en medio de nuestro barrio, porque cuando se construyó no había casi casas pero ahora vivimos mucha gente”, aseguraba una de ellas.

Instalaza es una empresa de casi 80 años de vida dedicados al diseño, desarrollo y fabricación de material y armamento de infantería. Tiene presencia en más de 35 países, exportando hasta el 75% de la producción que sale de las tres factorías que tiene en Zaragoza: la de Tenerías y otras dos a unos 15 kilómetros al sur, además de un campo de tiro y un laboratorio balístico dentro del Campo de Maniobras de San Gregorio. Cuenta con más de 150 trabajadores altamente cualificados.

LO MÁS VISTO