Se prevé que este lunes declaren las dos acusadas ante el tribunal, así como que la Fiscalía interrogue al marido de Isabel V.F.

La Audiencia de Zaragoza juzgará este lunes a Carmen V.F., acusada de asesinar a su marido mientras dormía en el domicilio familiar en Calatayud e intentar deshacerse del cuerpo quemándolo en el patio. La Fiscalía solicita 25 años y 10 meses a la mujer por un delito de asesinato y posesión ilegal de armas.

Los hechos ocurrieron en la mañana de la víspera del día de Reyes de 2015, cuando hacia las 10.00 horas la presunta asesina se dirigió a la habitación donde descansaba el hombre y, poniéndole una pistola que había adquirido a través de un tercero, apretó el gatillo. El arma no se disparó puesto que no estaba cargada, así que tras añadirle munición, Carmen V.F. finalmente acabó con la vida de su cónyuge.

Posteriormente, se puso en contacto con su hermana, Isabel V.F., conocedora de los planes, que en aquel entonces se encontraba en la localidad de Peñalén (Guadalajara), desde donde tomó un taxi que la condujo hasta la capital bilbilitana. Una vez allí, trasladaron juntas el cadáver hasta el leñero del domicilio, donde lo rociaron con gasolina que previamente había adquirido la mujer en una gasolinera de la ciudad y le prendieron fuego.

Sin embargo, ante la posibilidad de que los vecinos se dieran cuenta de la columna de humo, las mujeres rápidamente sofocaron el fuego y se dirigieron a una ferretería, donde adquirieron siete metros de plástico de invernadero, dos paquetes de bolsas de basura y dos rollos de precinto, con los que envolvieron el cuerpo y lo ocultaron.

LE PIDEN 25 AÑOS

Por estos hechos, el Ministerio Fiscal pide para Carmen V.F. 25 años de prisión por un delito de asesinato con inhabilitación absoluta, además de 15 meses por tenencia ilícita de armas. Para Isabel V.F., la Fiscalía considera apropiada una pena de 10 años.

Se prevé que este lunes declaren las dos acusadas ante el tribunal, así como que la Fiscalía interrogue al marido de Isabel V.F., los empleados de la ferretería y la gasolinera, los taxistas y varios vecinos del barrio de Calatayud donde sucedieron los hechos.

LO MÁS VISTO