Pistola sustraída en la detención
En la operación se intervino un revolver y 450 cogollos de marihuana, entre otros.

La Guardia Civil de Barbastro detuvo el pasado 21 de diciembre a un hombre de 38 años, supuesto autor de varios delitos de amenazas, coacciones, extorsión, lesiones e incluso contra la salud pública. Asimismo, se desmanteló un punto de venta de estupefacientes, que había causado gran alarma entre los vecinos de la localidad.

Los hechos se remontan a agosto, cuando los agentes supieron que el sospechoso, ya detenido, podría estar llevando a cabo los mencionados delitos. Se dedicaba principalmente a la comisión de delitos dentro del mundo de la droga, a través de la venta o el menudeo, o gestionando esas operaciones a terceras personas.

Igualmente, llevaba a cabo el cobro de deudas derivadas de las transacciones amenazando con punzones o cuchillos a sus deudores, con el fin de recuperar el beneficio obtenido de la venta de sustancias estupefacientes, llegando en algunos casos a herir con estas armas a los que incumplían los acuerdos de esta actividad ilegal. Bajo la excusa de padecer algún tipo de enfermedad o discapacidad, se creía inmune a la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y de la Autoridad Judicial, jactándose de este hecho de forma abierta durante la comisión de los episodios de agresión física.

EL DETENIDO DECÍA QUE LAS PAREJAS DE SUS DEUDORES TENÍAN QUE SER SUYAS

Además, pensaba tener derecho sobre las personas que tenían algún tipo de deuda con él, utilizándolos para que adquirieran objetos a su nombre e incluso sobre la propiedad de las parejas de sus deudores, de las que decía tenían que ser suyas. Supuestamente ha cometido algún atentado contra la libertad sexual de las mismas, si bien estas no llegaron a formular denuncia por miedo. En una de las ocasiones, llegó supuestamente a amenazar con poseer una pistola para reforzar sus actos.

Además de mostrar este comportamiento con las personas que tenían relaciones con él por el tráfico de drogas, lo hacía con su familia directa a la que supuestamente ha llegado a perseguir por la vía pública con cuchillos de grandes dimensiones y con intención de agredirlos. Finalmente, se tuvo conocimiento de que el detenido mediante violencia e intimidación y haciendo uso de un arma blanca, intentó obligar a una víctima a que vendiese sustancias estupefacientes, negándose a ello por lo que el supuesto autor supuestamente le hirió con un arma blanca.

En la operación, se intervino un revolver, 540 gramos de lo que posiblemente es anfetamina, 450 de cogollos de marihuana, varios teléfonos móviles y enseres entregados por sus víctimas a modo de pagos. Por parte de los investigadores, se han continuado realizando numerosas gestiones para identificar más víctimas, que no habían denunciado por miedo.

LO MÁS VISTO