La ministra ha realizado estas declaraciones en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha tenido este viernes unas palabras para los trabajadores de la Térmica de Andorra. Apenas una hora después de la demolición de las tres torres de refrigeración, ha reconocido el trabajo que miles de mineros han realizado durante 40 años en la planta, aunque todavía no ha puesto fecha a la firma del convenio de Transición Justa, prometido hace ya tres años.

Este convenio significaría un paso adelante en el proceso de transición de la comarca hacia una producción energética renovable y sostenible, pero desde el Ministerio todavía no se ha puesto fecha a una firma que la zona espera desde 2019. Paralelamente, Moncloa ya está estudiando los once proyectos presentados al concurso del Nudo Mudéjar, que adjudicará 1.200 megavatios en los próximos meses, y que “primará los beneficios sociales y económicas” en la comarca.

Así, y durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, ha mandado su “cariño especial” a los vecinos de Andorra, reconociendo la “gran importancia histórica” de la minería para el desarrollo de la comarca. “El trabajo de los mineros, del carbón, como fuente de desarrollo y prosperidad durante generaciones ha sido fundamental para el progreso de nuestro país, y debemos reconocer esa contribución histórica”, ha afirmado a preguntas de los periodistas.

Además, ha resaltado la voladura de las torres como un momento “emotivo y especial”, por lo que “quiero trasladar a los vecinos que estamos con ellos, les entendemos, y vamos a seguir trabajando para ellos, más allá de la fórmula que refleje el acuerdo conjunto con los actores locales y las distintas administraciones”, ha dicho.

NOTICIAS DESTACADAS