En el momento en el que los agentes procedieron a notificar la infracción, observaron cómo el conductor presentaba sintomatología compatible con el consumo de alcohol.

El pasado 6 de agosto una patrulla de la Guardia Civil de Tráfico de Teruel observó un vehículo que circulaba de forma negligente realizando zig-zag. Los hechos se registraron a la altura del kilómetro 165 de la autovía A-23. El vehículo fue detenido por poner en peligro tanto a sus hijos menores de edad que le acompañaban como al resto de las personas que circulaban por la autovía.

En el momento en el que los agentes procedieron a notificar la infracción, observaron cómo el conductor presentaba sintomatología compatible con el consumo de alcohol, por lo que fue sometido a las pruebas de alcoholemia pertinentes, arrojando un resultado positivo de 0´57 y 0´55 mg/l en aire espirado, siendo investigado como presunto autor de un delito contra la seguridad vial.

Las diligencias fueron instruidas por el Equipo de Atestados del Subsector de Tráfico de Teruel, y a disposición de la autoridad judicial, quedando el vehículo inmovilizado.

NOTICIAS DESTACADAS