Teruel lleva ya más de un año trabajando en lograr los apoyos necesarios para albergar esta sede

Tener conexión en AVE, un aeropuerto internacional a una hora de distancia y unas instalaciones de 3.000 metros cuadrados. Estas son algunas de las exigencias que el Ministerio de Ciencia va a pedir a las ciudades que quieran optar a ser sede de la Agencia Espacial Española, y que han causado un fuerte enfado entre el Ejecutivo autonómico, que consideran que están pensadas a medida de una de las candidatas, Sevilla.

Entre los requisitos, publicados este miércoles en el Boletín Oficial del Estado (BOE), se encuentran unas infraestructuras que históricamente ha reclamado la provincia de Teruel, como una “amplia red de acceso a medios de transporte”, tanto aéreo como tren de alta velocidad o carreteras. Además, se valora que, a menos de una hora, haya un aeropuerto internacional con conexiones a Bruselas, París, Ámsterdam, Roma, Frankfurt, Praga o Toulouse, a lo que prácticamente ni Zaragoza alcanzaría.

INSTALACIONES DE 3.000 METROS CUADRADOS

Asimismo, la Agencia Espacial requerirá unas instalaciones de 3.000 metros cuadrados, con salas de reuniones y videoconferencia, así como aparcamientos, acceso a transporte público y espacios multifuncionales que permitan, en su configuración máxima, obtener un salón de actos para eventos de un máximo de 250 personas. La dotación de comunicaciones digitales a las que puede acceder el espacio también deberá ser máxima, permitiendo conexiones a alta velocidad en todo el recinto, tanto por LAN como por wifi y con capacidad para comunicaciones seguras.

En total, este proyecto necesitará una plantilla de unos 60 trabajadores entre funcionarios, laborales y puestos de alta dirección. Ello obliga a las candidatas a presentar un análisis del mercado inmobiliario de alquiler y para adquisición en un radio de 20 kilómetros de la sede de la Agencia. Igualmente, se requiere un entorno hotelero que permita visitas institucionales y un sector empresarial, administrativo, educativo y universitario dinámico, además de iniciativas públicas que desarrollen un ecosistema empresarial en el sector y grupos de investigación en este campo.

LA DECISIÓN, EN TRES MESES

Ahora, las ciudades disponen de un mes para presentar formalmente su candidatura, valorando positivamente que venga acompañada de un informe del Consejo de Gobierno de la Comunidad “apoyando su idoneidad”. La decisión se tomará en un plazo máximo de tres meses.

Teruel lleva ya más de un año trabajando en lograr los apoyos necesarios para albergar esta sede. De hecho, los representantes del Gobierno de Aragón y del resto de instituciones y agentes implicados han explorado distintas opciones de espacios, financiación y medidas de apoyo al futuro organismo, con la vocación de estar preparados en el momento en que se abra oficialmente la carrera.