Ribera ha calificado estas actuaciones como una “referencia internacional” a la hora de abordar la transición justa de la descarbonización

Una inversión pública de 200 millones de euros para beneficiar a 34 municipios aragoneses. Esta es la clave del esperado convenio de Transición Justa que la ministra Teresa Ribera ha presentado este lunes en Andorra para acelerar la reindustrialización de las comarcas mineras. Una inversión que contendrá fondos del Estado y del Gobierno de Aragón, estos procedentes de la UE, durante los próximos siete años, de los que 64 ya están comprometidos o ejecutados.

Dentro de las actuaciones del convenio destaca el concurso de acceso a la red eléctrica del Nudo Mudéjar, liberado tras el cierre de la central térmica de Andorra, recientemente ganado por Endesa, que invertirá más de 1.500 millones en la región. Además, se pondrá en marcha el Centro Tecnológico de la Minería (fruto de un convenio con el colegio de ingenieros de minas y el de Ingenieros técnicos y de grados en Minas y Energía) para fomentar las instalaciones transformadoras de arcillas, de gres y cerámica.

El Ministerio para la Transición Ecológica destinará 36 millones adicionales a los 64 millones ya adjudicados y comprometidos por el Instituto para la Transición Justa (ITJ), a los que se suma el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, cuyos programas energéticos priorizan las áreas de transición justa con una financiación de 2.740 millones.

Cuatro años después de anunciar el convenio, la ministra Ribera ha vuelto a Andorra para presentar los detalles de la inversión

ACTUACIONES DEL GOBIERNO DE ARAGÓN

El Gobierno de Aragón, por su parte, gestionará 92 millones procedentes del Fondo de Transición Justa de la Unión Europea, sobre los que adicionará 12,5 millones en términos de cofinanciación pública, junto con otras herramientas de apoyo. Del total de 104,5 millones, el Ejecutivo autonómico contempla la aplicación de 21 millones ya en 2023, tal y como aparece consignado en el Presupuesto de la Comunidad.

En concreto, las convocatorias responderán a varios fines, como fomentar la transición ecológica, economía circular, eficiencia energética en industrial y residencial, movilidad sostenible; impulsar el valor de las energías renovables, el autoconsumo o el almacenamiento energético; potenciar la investigación, la I+D+i y la transformación digital; o promover la rehabilitación ambiental, la conservación de la naturaleza, y la biodiversidad.

EMPLEO

El Instituto de Transición Justa ya ha impulsado 60 proyectos para cumplir los objetivos del convenio. Con unas ayudas de 34,5 millones, movilizarán 84 millones y crearán más de 250 empleos, prácticamente la mitad de los afectados por los cierres de las minas y la Central Térmica de Andorra. Con vistas a futuro, sólo el concurso del Nudo Mudéjar permitirá crear más de 4.400 empleos en la fase de construcción de las centrales de renovables y más de 250 en su operación a largo plazo.

A ellos se añaden casi 400 puestos vinculados a los demás proyectos asociados. En concreto, el presidente de Aragón, Javier Lambán, ha recordado algunas de las iniciativas empresariales que han anunciado inversiones durante los últimos meses: Oxaquím (creará en Andorra y Alcañiz cerca de 400 empleos e invertirá 380 millones de euros); Vesco, empresa ucraniana minera (7 millones y 100 puestos de trabajo); Raven SR, empresa estadounidense que prevé instalar en Aragón la primera planta industrial de transformación de residuos en hidrógeno de toda Europa, con una inversión prevista de 30 millones de euros; Forestalia, proyecto de peletizado de biomasa en Andorra (60 empleos directos y 350 indirectos).

“REFERENCIA INTERNACIONAL AL ABORDAR LA TRANSICIÓN”

Tras presentar este convenio a alcaldes y vecinos, la ministra Ribera ha calificado estas actuaciones como una “referencia internacional” a la hora de abordar la transición justa en la descarbonización y “mantener e impulsar la actividad económica”. “El convenio y el concurso del nudo Mudéjar han ponderado especialmente el impacto socioeconómico en la zona, y revitalizarán y dinamizarán esta región con proyectos sostenibles, respetuosos con el medio ambiente y generadores de empleo de calidad”, ha declarado la vicepresidenta en un acto celebrado en la Casa de la Cultura de Andorra.

Por su parte, Lambán ha reafirmado el compromiso de su Ejecutivo con la zona minera y ha mostrado su “satisfacción” por que las gestiones empiecen a “dar sus frutos” en la previsión de creación de más de 900 empleos por parte de empresas que han anunciado sus inversiones en los últimos meses, sin contar con el nudo Mudéjar, lo que “permitirá superar, de lejos, el desempleo generado por el desmantelamiento de la central térmica”.

LO MÁS VISTO