A la antigua producción de energía con carbón de la Central Térmica le sustituirá proyectos de energía solar, eólica, hidrógeno verde y almacenamiento

El plan de Endesa para el futuro de Andorra prevé una inversión de 1.500 millones de euros para convertir a la localidad en un gran polo de energía renovable. La compañía concreta así sus planes iniciales con una hibridación única de tecnologías, proyectos con hidrógeno verde y un compensador síncrono, además del plan de desarrollo socioeconómico en la zona. En total, según ha anunciado la empresa, permitirá crear más de 6.300 empleos, siendo 370 fijos directos para la operación de las instalaciones.

De este modo, a la antigua producción de energía con carbón de la Central Térmica le sustituirá proyectos de energía solar, eólica, hidrógeno verde y almacenamiento, con una potencia instalada total de más de 1.800 MW de nueva capacidad renovable. En total, Endesa construirá 14 proyectos renovables con siete hibridaciones, un planteamiento hasta ahora único en España que permite una mayor eficiencia de las instalaciones y una producción mucho mayor que la capacidad del propio nudo. Las nuevas plantas renovables se ubicarán en Albalate del Arzobispo, Híjar, Samper de Calanda-Castelnou, Andorra, Calanda, Alcañiz, La Puebla de Híjar, Jatiel, y Alcorisa.

Esta hibridación de proyectos va acompañada del desarrollo de dos plantas de almacenamiento de baterías que tienen como finalidad aprovechar al máximo la producción renovable, reduciendo la pérdida energética y optimizando su uso. Adicionalmente se instalará un electrolizador que permitiría gestionar los excedentes de energía renovable para la producción de hidrógeno verde, y un compensador síncrono que permitirá verter esa energía renovable con mayor calidad y estabilidad favoreciendo el buen funcionamiento de la red de transporte eléctrico.

INICIATIVAS INDUSTRIALES

Este desarrollo renovable va acompañado de un ambicioso y diversificado plan industrial con empresas con las que se ha llegado ya a acuerdos para el desarrollo de su actividad fabril. Es el caso de Soltec, con quien Endesa ha llegado al compromiso de construir una fábrica de seguidores solares. La nueva instalación, que utilizará las naves e instalaciones de la antigua central térmica, creará unos 40 puestos de trabajo fijos. Además, se ha llegado a un acuerdo con Pretersa para la ampliación de la fábrica de prefabricados de hormigón ubicada en La Puebla de Híjar que generará otros 80 puestos de trabajo en la zona.

Endesa está trabajando también en el desarrollo de un Centro de fabricación de electrolizadores y de un centro de segunda vida de las turbinas eólicas, respondiendo de este modo a una necesidad del sector renovable y contribuyendo a la circularidad de estos elementos industriales.

En una de las naves de la Térmica está previsto también el desarrollo de una planta de procesado de astillas para calefacción con biomasa, un proyecto para el que ya se ha llegado a un acuerdo con Maestrazgo Els Ports. La empresa utilizará la nave como almacén logístico de materia proveniente del desbroce y limpieza forestal de las propias plantas renovables de Endesa, todo un ejemplo de economía circular a kilómetro cero.

PLATAFORMA DIGITAL

Otro de los proyectos industriales que Endesa desarrollará a partir de ahora en la zona será Smart Rural Andorra. Este proyecto se basa en el desarrollo de una plataforma digital que optimice la cadena logística de empresas del sector agroalimentario en Andorra y su comarca para conectar los centros de producción, con los centros de consumo urbano, mediante soluciones de transporte no emisoras de CO2. Para ellos se creará una herramienta digital basada en la logística colaborativa que integre la oferta de los productores agrícolas conectándolos con la demanda existente en los grandes puntos de consumo mayorista.

Unido a todo esto, Endesa ha planteado también el desarrollo de comunidades energéticas en nueve de los municipios del convenio de transición justa donde se van a ubicar los proyectos renovables. En estas localidades se instalarán plantas de autoconsumo en diferentes ubicaciones municipales favoreciendo su autonomía y eficiencia energética. Adicionalmente, Endesa se compromete a llegar a un número total de beneficiarios de autoconsumo de más de 3.000 beneficiarios.

SECTOR PRIMARIO Y TERCIARIO

Además de estos proyectos industriales y tecnológicos, Endesa completa su plan de desarrollo socioeconómico con iniciativas enmarcadas en el sector primario y de servicios, que fomenten la capacitación y el empleo a través de la diversificación económica aprovechando los recursos endógenos del territorio, que se han ido identificando en ese proceso de escucha activa con los agentes locales.

En este sentido, la compañía ha apostado por la formación como uno de los vectores de su plan de transición justa para Andorra. Se llevarán a cabo más de 300.000 horas de formación relacionada con la actividad que generarán las plantas renovables y favoreciendo a los colectivos más vulnerables en entornos rurales como son los jóvenes, mujeres, desempleados y personas con discapacidad.

El plan formativo de Endesa prevé beneficiar a 1.300 desempleados de la comarca y para ello se ha llegado a acuerdos con entidades de referencia en la zona como Afamer (Asociación de Familias y Mujeres en el Entorno Rural), Asaja (Asociación de Jóvenes Agricultores), CFP San Blas y Fundación Juan XXIII y Atadi para personas con discapacidad. Bajo la denominación de Escuela Rural de Energía Sostenible y en colaboración con todas estas entidades se ofrecerá formación en materia renovable y en actividades del sector primario, que permitirá una capacitación a sus beneficiarios en actividades con potencial de desarrollo en la zona.

ENTIDADES DE LA ZONA

El plan socioeconómico de la compañía, a través de su filial Enel Green Power España, abarca alianzas con más de 30 entidades de la zona para desarrollar diferentes proyectos que tienen como objetivo la creación de empleo y fijación de la población local a través del desarrollo de actividad económica. Es el caso del Balneario de Ariño, fuente de importantes ingresos en la zona. Endesa ha querido contribuir a su desarrollo y para ello ha propuesto una ampliación de este centro que por un lado aportará valor al municipio, y por otro fomentará la economía local. Esta medida permitirá la creación de 27 puestos de trabajo permanentes en la zona, sirviendo de atractivo turístico para la comarca.

Asimismo, Endesa se ha comprometido con la construcción del Centro de Investigación y Divulgación de Avifauna de la zona. Este centro no solo servirá de fomento de la actividad turística, sino que se quiere convertir en un centro de apoyo para toda la comunidad educativa local y regional.

Otro eje de actuación en el ámbito del sector primario es el Apiturismo rural, instalando apiarios solares que, además de apoyar la apicultura, por la importancia que las abejas tienen para la conservación de la biodiversidad, contribuye al desarrollo sostenible de la comunidad local. Una iniciativa de turismo sostenible a través de la apicultura que Endesa ya ha aplicado en su instalación solar de Carmona (Sevilla) y que quiere replicar en las plantas solares que se construyan en el entorno del proyecto de transición justa de Andorra.

Precisamente en los emplazamientos fotovoltaicos donde se instalen los apiarios solares, se impartirán cursos de apicultura dirigidos a emprendedores, y actividades de api-turismo de la mano de agentes locales, aportando un atractivo turístico adicional a los municipios, y logrando impulsar el desarrollo socioeconómico local y la fijación de población en entornos rurales. Endesa ha llegado ya a acuerdos de colaboración con dos apicultores locales: Luas Miel y La Cerrada.

LO MÁS VISTO