La vía que más vidas se ha llevado ha sido la AP-2 ha lamentado cinco muertes en cuatro siniestros mortales

La Guardia Civil ha detenido al conductor de un vehículo que circuló hasta durante cuatro kilómetros en sentido contrario por la A-23 a su paso por el término de Caudé y provocó un accidente contra otro coche que iba en el sentido correcto. El detenido, de 73 años de edad, se enfrenta a un presunto delito contra la seguridad vial con penas de prisión de entre seis meses a dos años.

El suceso ocurrió el pasado día 25 de noviembre sobre las 19.48 horas en la autovía A-23 sentido Valencia y a la altura de Caudé, cuando unos agentes agentes del Subsector de Tráfico de Teruel interceptaron a un turismo cuyo conductor había circulado durante más de cuatro kilómetros en sentido contrario después de haber provocado un accidente con daños materiales, con otro vehículo que circulaba correctamente.

Según informan los agentes, el punto por donde accedió a la autovía el vehículo interceptado se encuentra perfectamente señalizado con señales verticales específicas que indican la dirección prohibida. El conductor, un anciano de 73 años de edad, arrojó un resultado negativo en la pruebas de alcoholemia, alegando que se había incorporado a la vía en sentido contrario “por equivocación”.

El Equipo de Atestados instruyó las correspondientes diligencias judiciales que fueron remitidas al Juzgado de Instrucción número 3 de Teruel por un presunto delito contra la seguridad vial por conducir un vehículo motor con temeridad manifiesta y poner en grave peligro la integridad física del resto de usuarios de la vía y que se materializó en el siniestro vial. Así pues, el hombre se podría enfrentar a una pena de prisión de seis meses a dos años y a la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años.

LO MÁS VISTO