Parque fotovoltaico en Andorra
El antiguo cementerio de cenizas ya alberga un parque fotovoltaico

La creación de 500 empleos “fijos y duraderos”, una potencia de 1.843,6 megavatios y una inversión superior a los 1.500 millones de euros. Estas son las principales claves del plan de futuro que Endesa ha diseñado para Andorra tras el cierre de la Central Térmica y la adjudicación de toda la energía liberada, acompañado de un proyecto socioeconómico que dé valor a la zona. En total, contempla actuaciones en 11 localidades del Bajo Aragón y las Cuencas Mineras y el objetivo es que esté generando energía sostenible en 2026.

En concreto, el plan de Endesa contempla la construcción de 14 parques renovables, siete solares y siete eólicos, y dos plantas de almacenamiento de baterías, así como un electrolizador de hidrógeno verde, un compensador sincrono y un centro de fabricación de electrolizadores. Todo ello, distribuidos en un radio de 20 kilómetros en torno a la Térmica, permitirá aprovechar al máximo el rendimiento de estas tecnologías, dotarlas de mayor calidad y seguridad energética y garantizar un equilibrio en el servicio al producir el mayor número de horas posible.

Para la construcción de estas instalaciones, Endesa invertirá más de 1.500 millones de euros y, junto con el plan socioeconómico, generará más de 6.300 empleos en total, de los que más de 370 serán puestos directos ligados al proyecto renovable. Se espera obtener los permisos y autorizaciones a lo largo de 2023 y comenzar la construcción en el primer semestre de 2024, para que entren en funcionamiento en 2026.

A ello se sumará todo el desarrollo del plan socioeconómico, en el que han participado más de 30 entidades de la zona con proyectos innovadores que buscan la diversificación de la economía del entorno. Incluye proyectos de la mano del sector primario, como la recuperación de olivos, la producción de miel o el impulso al ovino; la industria, aglutinando a toda la cadena de valor en torno a la energía renovable; y los servicios, con el comercio local y el turismo sostenible como protagonistas.

DESARROLLO ENERGÉTICO E INDUSTRIAL

Además de las plantas solares y eólicas, el plan contempla un electrolizador de 15 MW que permitirá gestionar los excedentes de energía renovable para la producción de hidrógeno verde que ayudará a descarbonizar industrias del entorno, así como la construcción de una fábrica de electrolizadores, y un compensador síncrono para verter esa energía renovable con mayor calidad favoreciendo el buen funcionamiento de la red de transporte eléctrico.

El desarrollo industrial ha sido también una de las claves del proyecto de Endesa junto a empresas como Soltec, Pretersa, o Capillar IT SL, o H2B2, e instituciones como la Fundación del Hidrógeno en Aragón. De esta forma, se construirá una fábrica de seguidores solares en el entorno de la Térmica, una industria de prefabricados de hormigón, un centro de segunda vida de turbinas eólicas, o una planta de reciclaje de equipos de parques renovables.

Igualmente, Endesa participará en la ampliación del Balneario de Ariño, que permitirá la creación de al menos 27 puestos de trabajo permanentes en la zona, sirviendo de atractivo turístico para la comarca. Asimismo, se ha desarrollado un proyecto de impulso rural, que tiene como protagonistas a Apicultura La Cerrada y su Museo de Apicultura de Andorra, y contará con la involucración del Hotel Santa Bárbara y la casa rural Arkha, con quienes se impulsarán iniciativas de turismo sostenible. También se ha comprometido a construir un Centro de Investigación y Divulgación de Avifauna que impulsará una investigación de excelencia y tendrá como principal objetivo el conocimiento y estudio de las especies presentes en el entorno.

COLABORACIÓN CON EL TERRITORIO

Endesa ha presentado los detalles de este plan a los pies del parque fotovoltaico que ya tiene en funcionamiento en el vertedero de cenizas de la Central, donde el director regional de Endesa en Aragón, Ignacio Montaner, ha valorado la colaboración que se ha llevado a cabo con el territorio para trazar las líneas maestras de este plan. “Cuando presentamos este proyecto hablamos con mucha gente y nos decíais que faltaba algo. Queríais que la transición fuera otra cosa, que no hubiera monocultivo, que no olvidáramos a los trabajadores, que hacía falta otro tipo de empleo para fijar población… Estamos aquí con todos vosotros. Hemos firmado acuerdos con un montón de ayuntamientos, empresas y organizaciones, horas de formación… Es el esfuerzo de muchísima gente”, ha remarcado el responsable de la compañía en la Comunidad.

Por su parte, el vicepresidente y consejero de Industria, Arturo Aliaga, cree que este es un momento “crucial” para convertir los empleos mineros en puestos “cualificados, de mujeres y que pongan en valor los recursos de la zona”, al mismo tiempo que ha puesto “deberes” a Endesa. “Hay que hacer esto en 5 años y hacerlo bien. Igual que hemos ido a Europa para rogar que nos ampliaran los plazos, debemos conseguir ir a Europa y decir que aquí estamos los aragoneses, y sabemos hacer las cosas mejor que alemanes y franceses, porque tenemos recursos y gentes que entienden que el futuro se gana con esfuerzo, trabajo e ilusión”, ha remarcado.

LO MÁS VISTO