Partida de Diego
Este fin de semana Teruel ha vuelto a 1212

Ayer, Isabel y Diego se prometían amor eterno y el de Marcilla pedía la mano de su enamorada ante el rechazo del padre de ella, don Pedro de Segura, por no poseer la riqueza y el poder suficiente. Hoy, ha llegado el momento de partir a la guerra con el resto de las huestes de Aragón y el rey Pedro II para combatir en la batalla de las Navas de Tolosa y conseguir así ser merecedor de la mano de Isabel de Segura. Teruel ha vivido este domingo uno de los actos más emotivos y multitudinarios de «La Partida de Diego», que ha hecho volver a la localidad turolense a 1212 durante todo el fin de semana. Culmina así la primera parte de las Bodas de Isabel a la espera de la llegada de Diego, cinco años después, para conseguir, o no, sellar su amor eterno.

Con una villa de Teruel abarrotada y el ambiente medieval llenándolo todo, Diego de Marcilla, interpretado por Pedro Endolz, ha partido junto a las tropas del rey Pedro entre los vítores y ánimos de las gentes que los despedían a lo largo y ancho de la plaza del Seminario, la calle Yagüe de Salas, la plaza del Torico y la calle Amantes. Destacaba la presencia de una joven y triste Isabel (Belén Izquierdo) que se convertía en «La mujer que espera» ante la partida de su enamorado y el deseo de que esos cinco años se pasasen en un suspiro.

Antes de la Partida, Diego le ha prometido un regreso y un amor eterno a Isabel con la entrega de un amuleto que ella guardará en su pecho. Ha sido en una abarrotada plaza de la Catedral en torno a las 12.30 cuando le ha entregado la «presentosa». Este amuleto no es más que una joya que los jóvenes italianos entregan a sus enamoradas antes de partir a la trashumancia y que, con su forma de dos corazones en uno, sella la promesa de ese amor. Así y una vez nombrado caballero por el rey Pedro, ha emprendido el camino a Toledo en una mañana que sabía a despedida, al menos hasta febrero, cuando Diego de Marcilla volverá a Teruel en busca de que ese amor pueda ser real. Aunque, ya se sabe, la leyenda de los Amantes es un poco más compleja que eso.

UN FIN DE SEMANA MUY INTENSO

Durante toda la mañana (y todo el fin de semana) Teruel se ha llenado de mercadillos medievales, animación musical, espectáculos familiares, pasacalles y decenas de actividades que han servido para llenar las calles de la villa en una de las tradiciones más emotivas para los turolenses. En la mañana de hoy también se han sucedido otros momentos relevantes como la partida del rey Pedro y animación por el centro histórico.

Este sábado también fue muy intenso en la capital turolense pues se representaron las principales escenas teatrales de la recreación como La Promesa de los Amantes, la Concesión del Plazo, o el Desfile, Llegada y Recepción del Rey Pedro II de Aragón, que dejaron momentos muy intensos en los distintos escenarios ubicados en la Plaza del Seminario y la Plaza de la Catedral. Además, Mari Carmen Torres leyó el Pregón como Alistada de Honor.

La Promesa de los Amantes tuvo una puesta en escena con la que la música y la iluminación creó una atmósfera mágica, y en la que Diego de Marcilla incluso cantó una canción, arrancando los aplausos del público.

La jornada central de La Partida de Diego volvió a congregar a un gran número de público en las calles del centro de la ciudad que, aprovechando las buenas temperaturas de las que estamos disfrutando el fin de semana, no quisieron perderse las distintas opciones que ofrece el programa de La Partida de Diego.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR