Francisco Javier Aguirre FRANCISCO JAVIER AGUIRRE, Escritor.


Las mil aguas de abril no solo han provocado una herborescencia inusitada en nuestros campos, parques y jardines, lo cual era de esperar y desear. También han traído un fenómeno paralelo que se produce cada año por estas fechas: los mil libros nuevos que se editan durante el mes de abril, aprovechando la Fiesta que se celebra en toda España el día 23, aniversario de la muerte de Cervantes y, según se cuente, también la de Shakespeare.

Entre las novedades recién aparecidas hay una de particular interés. Se trata de la resurrección de un libro fallecido al poco de nacer, cosa frecuente en estos tiempos, aunque por razones distintas a las que concurrieron para que Bartolomé Soler, extraordinario narrador y dramaturgo, nacido en Sabadell en 1894 y fallecido muy cerca de allí en 1975, fuera excluido de la nómina de autores catalanes relevantes en el siglo XX.

Soler fue un hombre autodidacta que, además de sus dramas y novelas (fue Premio ‘Ciudad de Barcelona’, en 1949, y Premio Nacional de Literatura ‘Miguel de Cervantes’, en 1960) se arriesgó al difícil ejercicio del ensayo con un libro titulado como este comentario: ‘Cataluña en España’. El subtítulo es altamente significativo: ‘En torno al 6 de octubre’. ¿De qué fecha se trata?: nada menos que de la proclamación de la República Catalana en 1934.

Publicado en Madrid en 1935, el libro desapareció del mapa bibliográfico muy pronto y no había sido recuperado a pesar de su interés. Incluso los historiadores expertos en la época lo desconocían. Ahora ha sido resucitado por el empeño de un veterano bibliotecario aragonés, Eduardo García Giménez, quien durante 37 años regentó la Biblioteca Municipal de Épila, siendo un consumado lector, admirador y propagandista de Bartolomé Soler. Su esfuerzo y su tesón han conseguido que la nueva edición del libro, en una reproducción casi facsimilar, vea la luz precisamente el 1 de abril del presente año y contribuya a clarificar los orígenes de un problema que sigue candente, aunque haya pasado a un segundo plano en el interés informativo por los recientes y luctuosos acontecimientos de Ucrania.

Es significativo el inicio del Prólogo escrito por el mismo autor: “Este libro no está con nadie. Ni va contra nadie. Va sólo contra el error de los hombres, inspirado por la angustia de que ese error se repita un día o de que a un error procedan errores mayores. Y este libro, no estando con nadie, podría estar con todos”. ¿Puede mejorarse la intención del ínclito autor catalán?

Mucho se ha escrito sobre el tema, derivado en conflicto, en los casi 90 años transcurridos desde la fecha a que alude el subtítulo. Libros analíticos, en sentidos contrapuestos, que a veces recuperan el título de Soler, e incluso lo amplían: ‘Cataluña en la España Contemporánea’, o ‘Cataluña en la España moderna’, como señala en la Introducción el propio editor.

Pues aquí tenemos a un catalán que narra, que analiza, que reflexiona, que invoca el seny tradicional de ese querido pueblo para conocer el origen y desarrollo de un problema que, queramos o no, nos afecta a todos.

LO MÁS VISTO