LUIS IRIBARREN BETÉS, Licenciado en Derecho.



No tengo los datos, pero me cuaca que he leído que, tras la inmigración de origen rumano, hoy europeos de pleno derecho no como cuando se asentaron, y la marroquí, detrás aparecen los colombianos como colectivo más numeroso.

Si quitamos Zaragoza ciudad y el valle del Jalón, Alto Ebro y Bajo Gállego, me da que en la montaña de Huesca son el personal forano más abundante, más aún que los amantes de la montaña europeos, madrileños o euskos que se colocan como guías o se quedan a vivir y pierden su pasión épica por ejercer rutinarias actividades.

En Jaca o Sabi, su presencia en la hostelería es integral y todopoderosa, recibiendo ya créditos para regentar negocios que no van nada mal.

Sin embargo, ni de ellos ni de los demás, de sus países de origen y vicisitudes, se habla en los medios de comunicación que no sean “El País”, sino con cuentagotas, menos en los de tirada regional o local.

Resultado: hay un 15% de la sociedad desinformada y de la otra parte nativa pasa lo mismo, no conociéndose al vecino de bar o rellano o curro, quizá porque no anhelemos serlo. Ellos, agravado porque provienen de sociedades clasistas en que su gobierno, nunca liderado por un eje de conveniencia socialismo-USA con Constitución formal pero realidad de narco estados, jamás se ha visto ni interesado ni forzado a dar el paso adelante de apostar por una clase media a partir de la educación. Así, el mundo produce mano de obra abundante mal pagada y sigue modo maquila.

Y en nuestro sistema sanitario universal con dificultades los recibimos a cambio de poblar para que se eduquen mediante agrupaciones que salven colegios unitarios y traigan incluso a sus mayores ya no productivos para que sean atendidos con dignidad. Allá, o seguro médico o euros mandados desde aquí o nada. Perras para estética o devices a la última y ropas pretas ellos y ellas, que no falten.

Colombia forma unidad geográfica con Panamá, que le perteneció, y posee la isla de San Andrés entre la sandinista de pacotilla Nicaragua de Palacagüina y Jamaica. Ha ejercicio de tapón USA-DEA neoliberal de esos regímenes que se apellidan “bolivarianos”, que la han enronado de refugiados venezolanos practicando la dolce vita o cualquier modalidad de prostitución que se conozca, o que en el caso de Ecuador no ha padecido una acción de gobierno tan mala, sí populista de izquierdas (la derecha en América lo es también por redentorista y siempre clasita), a cargo del equipo del interesante economista Correa.

Allí nos encontramos la magnífica cerveza Club Colombia, que he elegido como título, el soberbio ron Añejo de Caldas, unas frutas y verduras que ni ellos consumen por descubrirse, ciudades coloniales y haciendas espectaculares y un paisaje volcánico más extenso que el de Costa Rica con el mismo carácter e importancia cultural del mexicano.

Pero si queremos conocer su luctuosa historia fratricida, la lectura de las novelas de García Márquez como de sus sucesores en el periodismo y vida, Laura Restrepo y Juan Gabriel Vásquez, dejando aparte la calidad literaria del novelista Mutis y el poeta de Greiff, es a todas sombras necesaria.

Como más se aprende de Colombia, de su tortuosa revisión en bucle de una suerte de carlismo, de fondo la lucha de conservar el poder de ñas élites criollas bogotana contra las del resto de regiones y países de su entorno, es en mi opinión adentrándose en los últimos días de Bolívar hasta su muerte, bordados por el García Márquez de pulso periodista en “El General en su Laberinto”. Además de a través de su propia memoria personal que aparece elidida en “Noticias de un Secuestro” y totalmente presente en su biografía contada: “Vivir para contarla”.

En ella narra el asesinato de Jorge Eliécer Gaitán, gran orador y jurista bogotano, alcalde de su ciudad, asesinado en 1948 al parecer con intervención de la primera CIA de Hoover (momento caza de brujas y configuración del telón de acero), por su cara de cholo indígena, liderazgo liberal y buscar cierta y relativa justicia social no clasista. Tampoco aspiraba al firmamento, vamos, que era la época que era.

Pero sí que molestó, sí que era sujeto pasivo de esa envidia que corroe a América llevada por las carabelas y con el mazo dando (no le pegue a la negraaaaaa).

Estando el Nóbel en la capital pensionado como estudiante arribado desde su país costeño novelado en “Cien años de soledad” y presente Fidel Castro, que aprendió de la algarada FP 2 de sublevación estratégica, como líder estudiantil con presencia en el Congreso Latinoamericano de Estudiantes, ambos vivieron el ajusticiamiento de Gaitán, revuelta posterior y saco del ejército de la ciudad. Bogotá fue vandalizada y saqueada por los seguidores liberales del cholo, de lo que tomó buena nota Castro para no perder el control desde el desembarco del Granma y despojarse, sabemos a qué precio, de incómodos o psicópatas compañeros de viaje. Por eso cuando la crisis de los marielitos, llegaba a afirmar que había limpiado Cuba de yonkis, sararas y choricetes… Le marcó mucho…

Así que, pese a las buenas intenciones de muy pulidos y poco arrogantes presidentes posteriores como Belisario Betancourt, la élite bogotana o costeña poco interés han manifestado por ni siquiera intentar lograr la justicia ni formal ni material. Por esa educación y sanidad que deberían ser universales no solo en Colombia, sino en tantos países americanos que han desoído a Rubén Blades o Calle 13, Silvio Rodríguez en su mundo de Rubén Darío y que si el amor, y han apostado por el reggaetón puertorriqueño, la salsa romántica, la fiesta de los quince años, las tartas de colores pero no dulces de guayaba y mucha silicona para tener más curvas por mujer ya bella de base que el puerto de Santa Bárbara.

No vamos a entrar en que fueran elegidos, a saber con qué pucherazos en un país en que los telediarios de los 90 informaban de las zonas controladas por guerrilla, paramilitares y ejército de adolescentes instruidos y armados todos desde Israel, presidentes con impronta de líderes de comando como Uribe. Eso sí, traje de corte inglés azul oscuro que le quedaba impecable con las canas… Hubiera merecido ir con Aznar a las Azores…

Hacendado paisa bien traicionado por su lugarteniente, fino de serie, el aristócrata Santos para, atención lo que a mí me parece, forzar una paz con las FARC sin perdón y con millones de desplazados que nos entran con estatuto legal de refugiados políticos, vía derecho de asilo. Es que hay varios millones.

No sé si se tiene interés en solucionar nada, o no, o depende, que diría cualquier gallego menos la sociedad limitada por acciones Fidel-Fraga, ¿extraños compañeros de cama?

Hace poco, desde este agosto de este 2022 y por este orden, que Colombia ha elegido con la fuerza de su casi veinte por ciento de población emigrada como vicepresidenta de color más oscuro que el que tienen los paisas de Medellín, a la caleña Francia Méndez, y como presidente al economista Gustavo Petro, escuela de Correa.

Los colombianos de Jacetania, Serrablo y de Zaragoza son mayormente del Cauca y de su color, como vosotros del vuestro, so felicitarles cause they are sooooo contentos…

Petro tiene similitudes de apóstol pero más cool con Gaitán, es poético, de sonrisa profunda que consigue que no sea hipócrita, güeys, former (anterior) alcalde de Santa Feeeee de Bogotá, de origen italiano pero natural de Ciénaga, territorio García Márquez cercano a la desembocadura del súper río tropicalazo Magdalena. Donde tantos emigrantes sirios y libaneses han comerciado como los ex suegros de Piqué.

Doctor por universidades pontificias, la impronta católica de teólogos de la liberación la tiene cualquier dirigente de centro izquierdas americano no caído en el regazo del Opus, que son la mayoría de los populistas populares entre ellos. Bergoglio y sus influencias y negociados.

Su programa a simple view es semejante al del primer PSOE de los 80, intentará un giro socialdemócrata que no moleste, ha abominado indirectamente de considerarse heredero del chavismo, puede abrir una tercera vía con su frontera Este amazónica en Leticia, Brasil, si Lula vuelve a ganar.

Seguramente, ideologías aparte, es el único camino factible que puede seguirse sin repetir guerras civiles lideradas a veces por curas zaragozanos en este rincón del planeta, pero tan central, que no merece ya más dolor.

Lo de garantizar que cierta cantidad de coca debe producirse ya nos lo ha explicado Roberto Saviano lo suficiente en CeroCeroCero. Destinada a tu conductora de autobús, tu párroco o monitor de pilates, tu compañera de trabajo, túuuuuu o tus hijooooossss….

Gobernar para todos ya en España es una quimera, imaginemos en un país que clasifica barrios y personas por estratos. En que el redentorismo de la doctrina Monroe, toda América para unos cuantos americanos WASP, ha calado en un país ultra católico por conveniencia de pasar por caja y venderse los recursos de tantos…

Recordemos que mi admirado y citado escritor Álvaro Mutis tenía como empleo principal, que no le hubiera hecho falta por ser de familia con palacio, vender combustible para multinacionales.

Seguiremos informando porque huele a que Colombia, como pasa en las elecciones estatales con Aragón, va a ser la Ohio de la otra América, un experimento o laboratorio sociológico. Amnistía y perdón a cambio de educación universal.

Saludos, amigos colombianos.

NOTICIAS DESTACADAS