JOSÉ MARÍA ARIÑO COLÁS. Doctor en Filología Hispánica.


La jota aragonesa ocupa un lugar importante en el acervo cultural no solo de Aragón, sino también de España y de otros lugares del mundo. Son muchos los trabajos y artículos relacionados con la jota que han intentado situarla en el lugar que se merece y alejarla de tópicos y convencionalismos. Uno de los libros más recientes, y que abre las puertas a una época en la que la jota aragonesa comenzó su andadura por Europa y por América, es La jota, aragonesa y cosmopolita. De San Petersburgo a Nueva York. Su autora, Marta Vela, se adentra en un ámbito apasionante y aporta unos datos muy necesarios para acercar al lector a las raíces de la jota a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Marta, pianista, escritora y profesora universitaria nos lleva de la mano a una época en la que la jota aragonesa participa, junto con la ópera y otros grandes géneros musicales, en un renacer cosmopolita que tiene como epicentro a París. Tal como afirma Miguel Ángel Yusta en el prólogo, “A través de la exposición ordenada, lenguaje ameno y documentación exhaustiva, el libro fundamenta la proyección de la jota aragonesa en el mundo musical sinfónico desde sus mismas raíces étnicas”.

Esta difusión a nivel mundial de la jota aragonesa tiene como impulsora desde la capital francesa a la mezzosoprano Pauline Viardot-García, que se inspiró en una obra del compositor Florencio Lahoz, oriundo de Alagón, y compartió esta inquietud con otros músicos de la época que comenzaron a valorar e intercalar en sus obras fragmentos de la música popular española. Toda esta eclosión comienza en París, en 1844 y culmina en Londres, en 1919, con la escenificación de la jota wagneriana de Manuel de Falla. El libro está muy bien estructurado, ordenado cronológicamente y con un lenguaje claro y asequible para cualquier lector. Aunque la zarzuela despertaba en aquella época el interés de los espectadores, el papel de Florencio, que triunfaba en la capital de España, supone un impulso y un acercamiento de la jota a géneros más selectos como la ópera o el ballet. Tal como ha comentado la autora en el programa La Cadiera, de Aragón Radio, la obra va por muy buen camino y está próxima la segunda edición. En ella ampliará nuevos aspectos y aparecerán otros datos, fruto de sus últimas investigaciones.

La publicación de este libro aparece en un momento en el que la jota parece que está renaciendo de sus cenizas y rompiendo los engañosos prejuicios –costumbrismo, ruralismo, baturrismo, manipulación durante el franquismo del folklore aragonés– que la encorsetaron durante gran parte del siglo XX. Hay que valorar al respecto las publicaciones de Javier Barreiro y de José Luis Melero. El ciclo Encuentros con la jota, en el Teatro Principal, con la participación de grandes figuras de la jota aragonesa, como Miguel Ángel Berna, Nacho del Río o Beatriz Bernad, ha supuesto un nuevo impulso para dar a conocer y valorar una manifestación cultural que aspira a ser declarada por la Unesco Patrimonio Cultural de la Humanidad. Este impulso se va a escenificar en los próximos días, concretamente en el pregón de las fiestas del Pilar del día 8 de octubre, desde el balcón del Ayuntamiento de Zaragoza. Los pregoneros serán cuatro joteros, dos adultos y dos infantiles, que pondrán voz y entusiasmo a lo que ha escrito José Luis Melero, escritor, bibliófilo y divulgador de la jota aragonesa. Además, el programa “Temas de música” en Radio Clásica, de Radio Nacional de España, dedica los sábados y domingos un monográfico a la jota aragonesa, presentado por Marta Vela.

Todo un impulso para la jota aragonesa que, a pesar de los escépticos y detractores, se va reinventando día a día y va incorporando a su dilatada trayectoria innovaciones interpretativas y nuevos motivos musicales.

LO MÁS VISTO