NICOLÁS LÓPEZ SANCHO. Politólogo y Consejero Comarcal de Deportes.


La memoria, ese tema que siempre parece espinoso de abordar, especialmente para las derechas. Sin embargo, la alcaldesa de Teruel parece que tiene el discurso muy claro. Sin ir más lejos, en el año 2018, el pleno del Ayuntamiento aprobó una moción para que en el consistorio se colocase una placa en recuerdo a los tres alcaldes turolenses que murieron en el transcurso de la Guerra Civil y la posguerra. Estos alcaldes, curiosamente, no solo murieron a manos de la derecha sino que, además, uno de ellos, José Borrajo Esquiu, pese a ser un convencido republicano, acabó muriendo en una cárcel en la Valencia republicana.

La propuesta aprobada era simplemente colocar una placa en el Ayuntamiento, ya fuese en el interior o en el exterior del mismo, en recuerdo de tres personas muertas durante el alzamiento, guerra y represión ocurridos en nuestro país. Pues fíjense ustedes que a la señora Buj esta propuesta nunca le gustó y ha ido dando largas una y otra vez para dejar este pequeño homenaje en el olvido. Unas largas que siempre ha excusado con el manido “tenemos muchas otras prioridades”; en el fondo ya conocemos las excusas de mal pagador, será que alguna foto la espera.

Pero esto, cambia misteriosamente cuando hablamos de otras cosas históricamente un poco más oscuras. Un claro ejemplo lo encontramos en la propuesta planteada por Vox en el último pleno sobre la Cruz del Seminario, la cual pretendían que fuese catalogada como un Bien de Interés Cultural. Hablamos de una cruz de homenaje a los caídos y levantada por el franquismo en torno a la que se celebraban los principales días grandes a favor del movimiento y del caudillo. En este caso, la alcaldesa utilizó un tono diametralmente opuesto al que usa cuando se refiere a los alcaldes fusilados.

En esta ocasión, y a pesar de que fue rechazada por la mayoría del pleno -al contrario de la anterior-, la señora alcaldesa extendió un guante de seda argumentando que era “una simple cruz más” y que “la protegería como hace con el patrimonio de la ciudad”. Afirmación que debería haber alertado al portavoz de Vox, porque como la proteja y arregle como el Torico, la cruz acaba rodando Andaquilla abajo.

Pero el fondo del asunto es claro. El trato diferenciador que desde el Ayuntamiento se da a los homenajes y recuerdos de unos muertos frente a otros. Mientras que la alcaldesa trata con mimo al proponente y a un recuerdo a los que apoyaron un golpe de estado -pese a que la placa no siga-; desprecia a quienes, ocupando el mismo sillón que ella, murieron por sus ideas defendiendo la democracia y siguiendo sus valores.

Quizás con la cruz del Seminario, era momento de realizar una resignificación del monumento, dejando atrás ese velo de franquismo, ya que lo único que ha dejado claro esta propuesta de acuerdo es que un partido nostálgico de la dictadura y algún otro más como el PAR o el PP, buscan declarar BIC un elemento que podría tener otro destino muy distinto si nos remitimos a la Ley de Memoria Democrática.

Pero obviar a una gran parte de las víctimas de esta guerra, parece que es algo que a la señora Buj no le molesta, ya que también en el Ayuntamiento se han debatido otras propuestas de memoria que, por desgracia o no han salido adelante o también han sido olvidadas en un cajón. Hablamos, por ejemplo, del reconocimiento a los batallones de presos políticos que reconstruyeron la ciudad de Teruel tras la Guerra Civil; o el reconocimiento a los liberales que defendieron la ciudad frente a las tropas absolutistas Carlistas, siendo la Plaza de la Marquesa un punto fundamental de esta defensa, por lo que propusimos que hubiese una placa en homenaje a estos conocidos como “Mártires de la Libertad”.

En fin, hay ocasiones en las que las actitudes y cómo se habla a la hora de abordar ciertos debates dice mucho de las ideas reales que una persona tiene. Y por desgracia, el gobernar para todos con el que tanto se le llena la boca al Partido Popular, también implica el recuerdo a todas aquellas personas que murieron, trabajaron y dejaron su esfuerzo e incluso su vida por nuestra ciudad.

LO MÁS VISTO