LUIS IRIBARREN BETÉS. Licenciado en Derecho.


Así somos la quinta columna de los opinantes en medios: desde expertos otros a malogrados los más en meternos en barros diversos. Puede costar y lo sabemos, en Irán hasta la vida tras público repudio. Acá ser basureado, no darte el batacazo que en Baires es algo bueno.

Vayamos con las expectativas para el año en términos del castellano usado por un nada despreciable diez por ciento de los nuevos aragoneses.

Deseándoles como principal hazaña de 2023 que, sin necesidad de que se inunden del agua del lugar que les acoge y en que se nacionalizan porque no pierden la suya, al menos a través de su mejor uso del castellano podamos hacer que nos miren algo distinto. Más allá que como meros presuntos explotadores de trabajo doméstico, así ha terminado la huida del sandinismo.

Pues bien, pibes, parece que el quilombo de las guerras por el gas y el petróleo es que España, y Aragón tiene un territorio enorme, despoblado pero reforestalio, será como se dijo ayer la Arabia Saudí energética en producción de hidrógeno verde. Dado que será nudo para introducir en Europa el que se producirá en África, el que se llegará a producir aquí, pero especialmente y, si no los roba la industria de Alemania, la excelencia de los ingenieros españoles en este campo.

Que será bacano  y chévere porque superará esa visión tan rara de pensar en tractores o aviones enchufados para recargarse que son como los milagros de Sanjosemaría, hoy cuestión de fe.

Nos va a morder un peluche si no lo aprovechamos porque el hidrógeno puede salir de la biomasa, del purín. Se gestione desde Lambania o Azkonistán.

De momento, hacemos la fiaca y a vivir en la pereza, no le echamos mente. Las comunidades autónomas según cuales sean desayunan alacrán según los cambios de leyes dizque exigidos desde Esquerra-Bildu y a Sánchez el ilegítimo otros de su partido, aquí en Aragón parecen la mayoría, le tienen por sapo.

Él a veces se emberraca, deja a la víbora chillando, pero al final esta y todas las noches parece que hasta dentro de cuatro años cenará con Pancho. Porque tiene medido en la tezanera de Masterchef que la partición de votos de la derecha que antes estaba en la derecha templada pero a la que le gustaba el café tinto casi hirviendo y el cuanto peor mejor de los gamines y rufianes que le acamalan, no le clavarán y así repetirá.

De chinche, mole y pozole sacará a los que le voten o no se abstengan. No siendo trucha la vereda de Sumar, en las pequeñas provincias será difícil que yire.

Otros que partían votos en Ohio-Aragón ya ni la amuelan, se creen muy acá pero están p’allá. Son partidos que no podrán hacer la cuchibarbi ni el cuchiken ni con diez operaciones. Se nota que hacen fiaca de la mala.

Esta tarde, unas polas que aquí son galimbas con parceros, a coronar con los panas esos momenticos, dale que no te mira el guachimán  y antes reventar que sobre.

LO MÁS VISTO