RAMÓN ANÍA BLECUA. Miembro de la agrupación socialista San Braulio y del Party of European Socialists.


La reunión del Comité Provincial de los socialistas zaragozanos, celebrada el pasado mes de marzo, fue, en mi opinión, caótica y nada ideal. Algo así viene sucediendo en las asambleas de las diferentes Agrupaciones Locales de nuestro partido.

Son casi siempre actos extraordinarios para seguir solo el orden del día y evitar los debates políticos internos. Insisto en que de la mano del secretario general de turno, esas reuniones se convierten en ceremonias políticas sin el pulso político al que hace años estábamos acostumbrados.

Volviendo a la reunión del citado Comité Provincial, se eligieron treinta miembros, sin tener en ese acto base legal para su elección, pues ese órgano creo que no puede elegir directamente a sus propios miembros, al menos de esa manera, ya que esa elección se debería haber hecho en las Agrupaciones Locales y directamente por sus militantes.

Sin embargo, Sánchez Quero, secretario general de la Ejecutiva Provincial, presentó como argumento que había hablado con los secretarios generales de esas Agrupaciones y tenía por ellos esos nombres para proponer.

Curiosa manera de elegir candidatos, contraria a los Estatutos Federales y su Reglamento de Desarrollo. Y por esa forma de presentación y composición final del Comité, el compañero socialista Manuel Vázquez, conocido profesor que fue de Matemáticas en la Universidad de Zaragoza, presentó un recurso ante la Comisión Federal de Ética; recurso que ha sido admitido.

Si la distopía es el anverso de la utopía, estamos más cerca de lo primero que del partido ideal que representa la utopía.

LO MÁS VISTO

TE PUEDE INTERESAR