Veo vuestra cara de admiración y asombro al contemplar por vez primera el Aneto, el gran monarca de la cordillera pirenaica y emblema aragonés por antonomasia.