Remonto la pendiente de nieve y me encaramo a la arista granítica que lleva a lo más alto en un ejercicio de concentración y prudencia.