Un túmulo recuerda que en 1991, fruto de la recesión glaciar, se encontró a 3.200 metros de altura una momia perfectamente conservada de un hombre fallecido 5300 años antes. Un hecho extraordinario, objeto de rigurosos estudios científicos.

NOTICIAS DESTACADAS