La evidente amenaza meteorológica nos lleva a renunciar a seguir adelante. Un ejercicio de prudencia que no impide saborear la magnitud de las cumbres que asoman entre las nubes.

LO MÁS VISTO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.