Cada jornada de travesía afrontamos descensos interminables hacia nuestro alojamiento del día. Cansancio sí, pero sobre todo satisfacción por el bello entorno que nos acoge cálidamente .