La fuga de cloro se produjo por un atasco en la bomba de inyección

Cuatro niños de entre dos y siete años sufrieron este sábado por la tarde una intoxicación por cloro mientras se bañaban en el vaso de chapoteo del Centro Deportivo Municipal de Miralbueno. Los niños presentaban dificultades para respirar y rápidamente fueron atendidos por los Bomberos de Zaragoza. Dos de ellos fueron trasladados al Hospital Miguel Servet, mientras que los otros dos se quedaron al cuidado de sus familiares.

Según las primeras investigaciones, la fuga del cloro se produjo por un pequeño atasco en la bomba de inyección. Al pasar el agua se liberó el atasco provocando así que todo el cloro acumulado generase una súper cloración.

Los operarios del complejo deportivo precintaron el vaso afectado y comprobaron que la fuga de cloro no había afectado a los demás, por lo que la actividad se desarrolló con total normalidad durante la tarde.

Tras una revisión de la instalaciones, la maquinaria y los vasos, la piscina de Miralbueno abrirá este domingo con normalidad.

NOTICIAS DESTACADAS