Foto: Laura Trives

Arrancan las obras de una tubería que mantendrán cortada durante dos meses la avenida de Madrid

El corte al tráfico y la desviación de cinco líneas de autobuses han marcado la mañana en la avenida de Madrid por motivo de la renovación de una tubería de más de 100 metros. El Ayuntamiento inicia por segunda vez la fase de renovación de esta tubería, después de que hace unos meses se sustituyera el tramo comprendido entre las calles Miguel Labordeta y Viriato.

El colector está hundido en varios puntos y en otros está roto o muy desgastado, por lo que se va a sustituir para solucionar las filtraciones que produce en fincas cercanas.

Los trabajos se van a prolongar durante dos meses, hasta principios de octubre. Durante este tiempo, será necesario cortar al tráfico los dos carriles de circulación de la avenida de Madrid en sentido salida ciudad en el tramo comprendido entre las calles Garcilaso de Vega y Viriato. El tráfico hacia Los Enlaces se desviarán a través de Vía Univérsitas y Mompeón Motos.

Foto: Laura Trives

Asimismo, el corte afectará a las líneas 21, 21, 33, 36 y N3, que circularán desviadas por Mompeón Motos. «Tenemos una combinación muy buena de autobuses, nos va costar adaptarnos a estos cambios, sobre todo a la gente más mayor», señala una vecina de la zona.

Por su parte, los comerciantes prevén una pérdida de ventas durante el tiempo que dure la obra. «Principalmente, nuestro público son personas mayores y evitan pasar por zonas donde hay obras por miedo a caerse», asegura la dependienta de una mercería, situada en plena avenida.

Igual que en la primera fase renovada hace varios meses, el colector hundido recorre la acera de la Avenida Madrid, ya que por ella discurren numerosos servicios subterráneos y árboles de porte medio. Para que estos servicios y arbolados no se vean afectados por las obras, el Ayuntamiento va a colocar la nueva tubería bajo la calzada.

NOTICIAS DESTACADAS