El pregón de las Fiestas del Pilar podrá volver a escucharse desde el balcón del Ayuntamiento

Zaragoza se prepara para vivir unas Fiestas del Pilar sin restricciones por primera vez en dos años. Más de 820 agentes de la Policía Nacional velarán por la seguridad de zaragozanos y visitantes. A ellos se les sumarán efectivos de la Guardia Civil, que controlarán los actos de los barrios rurales, y de la Policía Local.

Son cifras, similares a las de 2019, que ha anunciado la Delegación del Gobierno en Aragón, que ha mantenido la primera junta de seguridad con el Ayuntamiento de Zaragoza. La delegada del Gobierno, Rosa Serrano, ha destacado que el objetivo es evitar al máximo altercados, botellones y agresiones sexistas.

Para combatir la violencia sexista habrá cinco puntos violetas repartidos por la ciudad. Además, Serrano ha anunciado que los agentes estarán muy vigilantes en caso de denuncias por pinchazos de sumisión química a mujeres.

Las zonas más multitudinarias serán la plaza del Pilar, que tendrá una aforo máximo de 42.000 personas, y zonas de esponjamiento en los alrededores. También le seguirán el recinto ferial de Valdespartera y el Espacio Zity. El paseo de la Independencia volverá a cortarse al tráfico para disfrute del peatón.

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, ha animado a todos a disfrutar con responsabilidad y ha explicado que los mayores picos de afluencia se darán en fin de semana. Además, ha recordado que la climatología será un factor importante y determinante a la hora que haya una mayor o menor afluencia a los actos.

La delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, destaca que habrá un puesto de mando específico que coordinará todas las operaciones relacionadas con las fiestas con todos los cuerpos de seguridad.

Delegación y Ayuntamiento de Zaragoza volverán a reunirse para concretar más medidas en unas semanas.

NOTICIAS DESTACADAS