Recreación de cómo se recuperará el Huerva por Zaragoza

El Área de Urbanismo y Equipamientos ha obtenido una subvención de 1.598.705,62 euros de los fondos europeos gestionados por la Fundación Biodiversidad para emprender el proyecto de restitución en el entorno del Río Huerva. Se trata de un ambicioso plan global, valorado en 9,9 millones de euros, sobre el cauce urbano del Huerva que permitirá su integración en la ciudad, mejorando la vida y calidad del río y creando una zona verde con zonas de juegos y deportes, pasarelas, graderíos naturales, sendas y carril bici.

La selección de los proyectos “se ha realizado en régimen de concurrencia competitiva, con un sistema de valoración basado en la calidad técnica de las propuestas, su impacto positivo tanto ambiental como social y en criterios estratégicos, como su permanencia en el tiempo y su replicabilidad”, ha informado el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. A la convocatoria se presentaron 230 propuestas y solo han sido seleccionadas 37, entre ellas Zaragoza, gracias a un proyecto que ha contado con una de las mejores calificaciones.

“El Ayuntamiento de Zaragoza ha demostrado una alta calidad técnica en todos los proyectos que presenta a Fondos Europeos, y así se avala en los procesos de concurrencia competitiva, donde se pone en valor el buen trabajo y esfuerzo que se está realizando por parte de los funcionarios de cada Consejería con la estupenda labor de la Dirección de Fondos Europeos, que ejerce de guía y apoyo indispensable en estos éxitos”, ha resumido el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano, quien ha dado a conocer la noticia esta mañana junto a la directora de Fondos Europeos del Ayuntamiento de Zaragoza, Blanca Solans.

El proyecto del río Huerva, valorado en 9.932.654 euros, IVA incluido, y diseñado por el arquitecto municipal José Javier Gallardo, plantea una batería de acciones sobre el denominado subtramo 2, desde la Fuente de La Junquera hasta la desembocadura en el Ebro, y con mayor intensidad entre el puente Blasco del Cacho (paseo de Mariano Renovales) hasta el puente Emperador Augusto (calle Juan Pablo Bonet), siendo este último tramo donde resultarán más efectivas las actuaciones, que buscan mejorar el estado ecológico del sistema fluvial y devolver la identidad al río Huerva como pieza vertebradora de la ciudad.

“La ciudad tiene una brecha urbanística pendiente en el entorno del río Huerva entre el Parque Grande Juan Antonio Labordeta y su soterramiento en la Gran Vía”, ha aseverado Serrano, para quien este proyecto “supone un gran salto urbanístico y ecológico que va a recuperar las riberas como espacios de encuentro y disfrute de la naturaleza para el ciudadano, en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las líneas estratégicas europeas”.

En concreto se contemplan 17 actuaciones para el Plan de hidromorfología (restitución paisajística) que están basadas y coordinadas en otros planes y proyectos relativos a este río. Así, se tiene en cuenta el Plan Director del Río Huerva que aprobó el Gobierno municipal en 2012; las líneas estratégicas del Anillo Verde de Zaragoza, que tras 2008 planteaba el diseño de una malla verde y azul en la ciudad junto a otros ejes como los ríos, el Canal Imperial y el Corredor Verde Oliver-Valdefierro; o el Plan de Gestión de Riesgos de Inundación (PGRI) 2022-2027, que analiza el Huerva a su paso por Zaragoza clasificándolo como un tramo con alto riesgo de inundabilidad y con un alto grado de alteración de la continuidad fluvial y ecológica.

Pero además, la comunicación continua con la Confederación Hidrográfica del Ebro permitió incluir la propuesta de intervención en el programa de medidas del Plan Hidrológico del Ebro ciclo 2022-2027 y obtener el informe favorable de las actuaciones sobre el dominio público hidráulico.

NOTICIAS DESTACADAS