La jota aragonesa conmueve a una Plaza del Pilar a rebosar y ansiosa de fiestas

En la Plaza del Pilar no cabía ni un alfiler. Peñistas, zaragozanos y turistas de todas las edades se han reunido esta noche llenos de alegría, emoción y ganas de fiesta para escuchar un pregón a cuatro voces. Voces que representan no solo a la jota aragonesa, sino también su presente y su futuro y que han salido al balcón del Ayuntamiento vestidas con sus mejores trajes regionales. Los jóvenes joteros Sara Moreno y Diego de Pablo, junto a los adultos Sara Caballero y José Miguel Pamplona, han sido los pregoneros de estas ansiadas Fiestas del Pilar 2022 que prometen ser inolvidables.

Ya horas antes los zaragozanos comenzaban a llenar la plaza, ansiosos por coger sitio y dar comienzo a unas fiestas que llevan esperando desde 2020. Poco a poco, la plaza se ha llenado también con los peñistas que llegaban con sus charangas, y la energía acumulada durante dos años, para animar la espera.

Con puntualidad suiza y acompañada por las campanas del Pilar arrancaba el acto la vicealcaldesa de Zaragoza, Sara Fernández, que ha agradecido a «todos los zaragozanos y zaragozanas que hacéis que estos días seamos ejemplo. La ciudad de Zaragoza somos abierta, somos diversidad, somos respetuosos y somos los más acogedores de España». Tras ella, el acalde, Jorge Azcón, cogía el micrófono y animaba a los presentes a «demostrar al mundo entero que Zaragoza es la mejor ciudad del mundo y que las Fiestas del Pilar son las mejores fiestas del mundo«.

LA JOTA, PROTAGONISTA

La familiar melodía de una jota ha comenzado a sonar y la Plaza del Pilar ha seguido al unísono la famosa jota chesa «S’ha feito de nuei». Una introducción que ha dado paso al pregón, que ha comenzado con Sara Moreno, joven jotera de 15 años perteneciente a Simpatía Aragonesa. «Dejad que me presente, soy la jota aragonesa y llevo acompañándoos toda la vida«, ha comenzado su discurso la jota a través de la joven jotera, que también ha destacado que «me sentí tan querida en esta tierra que decidí que ya nunca me movería de aquí. Me siento muy orgullosa, por tanto, de ser aragonesa y me habéis hecho el honor de cantarme y bailarme en todo Aragón».

Sara Caballero ha continuado recitando este texto que firma el escritor y bibliófilo zaragozano José Luis Melero. «Me hace muy feliz que me queráis todos porque de todos soy, en todos los tiempo y bajo todos los regímenes, sin colores ni banderías», apelando además al carácter popular de la jota, porque «si de alguien soy, especialmente, es del pueblo llano, del pueblo sencillo, del pueblo aragonés humilde y trabajador que me ha cantado y bailado siempre que ha tenido algo que celebrar».

El jovencísimo cantador de 12 años Diego de Pablo ha continuado con el pregón con una fuerza que ha levantado los vítores de los asistentes. «Solo puedo daros las gracias por lo feliz que me habéis hecho al acogerme y hacerme sentir que esta era mi casa», y tampoco ha podido faltar una mención a la candidatura de la jota aragonesa a ser declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la Unesco.

«Comienzan las Fiestas del Pilar, sé que me vais a escuchar muchas veces, pero no es culpa mía, es que cuando hay jolgorio parece que os acordáis más de mí», ha continuado el fundador de Baluarte Aragonés, José Miguel Pamplona. Un emotivo pregón en el que, por su puesto, no podía faltar mención a la Virgen del Pilar. «Estos días cantaréis también, creyentes o no, a la Virgen del Pilar, porque la Virgen del Pilar, para muchos aragoneses y muchas aragonesas, está por encima de creencias religiosas y es algo muy especial.

Un último llamamiento a pasarlo bien, a disfrutar de los festejos y a no pasarse con el alcohol han precedido al clásico Canto a la libertad de Labordeta. Un himno que la plaza ha acogido emocionada, con brazos y cachirulos en alto para dar la bienvenida a nueve días de fiesta. Y, por supuesto, los fuegos artificiales han puesto el broche de oro a este comienzo de los Pilares 2022.

Más Pilares

LO MÁS VISTO