Tres manos sujetan vasos de plástico
OCU Aragón denuncia que en algunos lugares no devuelven el importe de la compra del vaso

Desde hace unos años, en la barra de cualquier fiesta se podían ver carteles anunciando una fianza de un euro por los vasos de las consumiciones. Una medida que reducía el desperdicio de plástico y servía como aliciente para que la gente no dejara los vasos tirados por cualquier sitio. Algo que también daba lugar a divertidas estampas al final de la noche, cuando unos cuantos espabilados recogían los vasos abandonados y se acercaban a las barras con sus torres de plástico para recoger un pequeño botín. Sin embargo, OCU Aragón ha denunciado que en estos Pilares parece que se ha acabado lo de “alquilar” tu vaso.

En algunos lugares, como Espacio Zity, las bebidas van asociadas a la compra de un vaso reutilizable por un euro que luego no puede devolverse y recuperar así dicho importe. OCU denuncia que este tipo de prácticas resultan abusivas y suponen un enriquecimiento injusto para el promotor del evento.

El delegado de OCU en Aragón, Alejandro Marín, ha señalado que en muchos espacios “que están bajo el paraguas del Ayuntamiento de Zaragoza” los consumidores se ven obligados a comprar su vaso sin posibilidad de devolverlo. Zonas como el Espacio Zity de Valdespartera o el festival Ebro Food del parque de San Pablo donde “hay problemas incluso con los distintos tamaños, porque tú puedes querer en un momento un vaso de un litro y en otro una caña de cerveza, entonces te obligan a comprar varios vasos”, explica Marín.

Y cuando te vas de un espacio a otro, “se da la paradoja de, vasos que son prácticamente idénticos, que solo cambia la serigrafía, pero el tamaño es idéntico, tú llevas ese vaso de los food trucks a otra zona y te dicen ‘no, no te puedo servir porque no es nuestro vaso’, al final si ellos lo que te están vendiendo es la cerveza debería darles igual, pero no, es obligatorio llevar el vaso del evento”, continúa Marín. Una práctica que desde OCU consideran abusiva y que olvida el objetivo sostenible con el que nació la medida, volviendo a convertir las calles en un cementerio de plástico roto al terminar la noche.

Además, la calidad de los vasos se ha reducido considerablemente, en especial en el Espacio Zity. “Es un vaso sin el borde redondeado, más frágil… no es un vaso que te vayas a llevar de recuerdo a tu casa, aunque sea para un picnic, porque además son de publicidad muchos de ellos, de marcas que promocionan bebidas o el evento”, explica el delegado de OCU Aragón.

RECLAMACIONES POR LOS BONOS DE BEBIDA EN EL ESPACIO ZITY

Pese a todo ello, OCU Aragón ha recibido pocas quejas ya que, como señala Marín “cuando sales en fiestas, aunque te estén cobrando un euro, en ese momento no vas a poner una hoja de reclamaciones, es algo que asumes”.

De lo que sí han recibido alguna queja a posteriori es de los bonos de bebida en el Espacio Zity. Los consumidores reclaman que compran bonos con un valor y, si les queda dinero en el bono, no lo pueden gastar. “Si el usuario iba y quería comprar un litro que costaba siete euros le decían que no, que no podía, porque, aunque pagara tres con el bono y cuatro en efectivo, no podía utilizar dos medios de pago”, cuenta Marín.

Situaciones que generan malestar en los consumidores y que muchas veces se quedan sin reclamar ya que, en las barras, tampoco hacen entrega de tickets de compra. “Yo entiendo que con ese volumen de gente no puedes estar dando tickets de cada pedido que haces, pero deberían hacerlo. Dar un ticket en el que aparezca desglosado lo que tú has pedido e incluso el coste del vaso, y no se hace”, destaca el delegado de OCU Aragón. Por eso las quejas son pocas, porque el usuario debe molestarse en pedir una hoja de reclamaciones en el mismo momento o no tiene forma de acreditar el problema con su consumición.

Más Pilares

NOTICIAS DESTACADAS