ofrenda de flores finalizada
A lo largo de la jornada, el manto ha ido llenándose de las flores de estas miles y miles de personas que han participado en la Ofrenda. Foto: Laura Trives

El color de las flores y los trajes regionales han vuelto a inundar las calles de Zaragoza en dirección a la Plaza del Pilar, con las jotas como banda sonora. Sin mascarilla, sin lonas que tapen el camino hacia la estructura y con toda la ilusión y las ganas de siempre, los zaragozanos se han volcado en una Ofrenda que ha batido récords. 240.000 personas han pasado por la Plaza del Pilar para depositar flores a su patrona o verla engalanada con su enorme manto, un 30% más que en 2019. Ucrania como país protagonista, el buen tiempo y el vuelo de los F-18 han sido algunos de los hitos más reseñables de este Día del Pilar.

Los encargados de dar el pistoletazo de salida a este recorrido multitudinario han sido el grupo “Aixa” de Muniesa, a las 6.45 horas, a los que esperaba una estructura de once metros vacía y coronada por la Virgen. A este le han seguido 814 grupos, once más que en 2019. A primera hora comenzó a tejerse el manto con flores rojas, al igual que la Cruz de Lorena, que es del mismo color para resaltar sobre un óvalo blanco.

UCRANIA COMO PAÍS INVITADO

A lo largo de la mañana, el manto ha ido llenándose de las flores de estas miles y miles de personas que han participado en la Ofrenda. Este año, Ucrania era el país invitado, al que ha representado la Asociación Ucraniana de Residentes en Aragón para lanzar un “mensaje de solidaridad y hermanamiento entre pueblos”. La bandera de este país se podía ver en el centro del manto, mientras las jotas y las castañuelas sonaban en el escenario a los pies de la Virgen, donde ha habido 40 actuaciones.

Sobre las 12.00 horas ha tenido lugar uno de los momentos más icónicos de la Ofrenda, el vuelo de los siete aviones de la Base de Zaragoza, donde cuatro cazas F-18 y tres aeronaves A400M han ofrendado a la patrona desde el aire. La jornada avanzaba con demora debido a varios retrasos, pero sin ningún inconveniente reseñable, y el buen tiempo solo podía acompañar a los zaragozanos.

UNA PLAZA DEL PILAR LLENA

A las 18.00 horas, el conteo de personas que se habían acercado a la Plaza del Pilar ascendía a 242.000, un 30% más que antes de la pandemia. Ese año se registraron a la misma hora 189.000. Así lo ha explicado Sara Fernández, consejera de cultura, que también ha agradecido la participación masiva en esta “ofrenda de récord”. Además, ha resaltado el del trabajo de las “más de 600 personas” que “han hecho posible el desarrollo de la jornada, desde jardineros hasta los cuerpos de seguridad”.

Más Pilares

Una jornada que prevee poner su punto y final a las 9.30 horas, ya que a las 20.00 horas ya habían pasado 750 grupos. La esencia de la Ofrenda se mantendrá hasta la semana que viene, con la Pilarica como protagonista del centro de la ciudad. Como cada 12 de octubre, los zaragozanos no han querido perderse la oportunidad de llenar el manto de la Virgen de flores, entonar jotas y recorrer las calles de Zaragoza vestidos de baturros. Ha sido un Día del Pilar marcado por la ilusión y la alegría, que ha vuelto a aflorar tras dos años de pandemia.

LO MÁS VISTO