Zaragoza conmemora 40 años de políticas municipales por la igualdad de género

Zaragoza ha conmemorado hoy en un acto institucional los 40 años de políticas municipales por la igualdad de género que han contribuido a hacer de la capital aragonesa una ciudad más igualitaria, más diversa y más inclusiva.

El salón de recepciones del Consistorio se ha llenado de autoridades y representantes de la sociedad aragonesa, que han querido celebrar la efeméride junto a la corporación municipal, encabezada por el alcalde, y todas las concejales predecesoras que han ocupado el cargo, desde María Arrondo (1979-1987) hasta la actual responsable María Antoñanzas.

El acto ha comenzado a las 12.30 horas con la actuación de la cantante Esther Vallejo y las palabras de María Antoñanzas, quien ha recordado a sus predecesoras y los principales hitos de estos primeros cuarenta años, como los cursos de formación para el graduado escolar (1985), la apertura de la Casa de Acogida para víctimas de violencia de género (1989) o la inauguración de la Casa de la Mujer (1990).

“Hoy nos encontramos con una situación distinta, los cursos de graduado escolar que en la década de los 80 eran importantísimos han dejado paso a otros temas”, ha comentado.

La empleabilidad y la formación para la igualdad de oportunidades y la atención a la diversidad sexual y al colectivo LGTBI, además del programa de atención a la violencia de género son las grandes líneas de actuación del Servicio de Igualdad.

Sobre este último, Antoñanzas ha recordado que se ofrece una atención integral a las mujeres víctimas de violencia de género con atención jurídica, psicológica y laboral.

UNA CIUDAD MÁS IGUALITARIA

Por su parte, el alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, quien ha cerrado el acto, ha recordado la larga trayectoria que ha hecho de la capital aragonesa una ciudad “más igualitaria, más diversa y más inclusiva”, y ha agradecido especialmente la “contribución” de las concejalas que han ocupado el cargo durante este tiempo.

Durante cuatro décadas, el Ayuntamiento ha trabajado para conseguir una ciudad libre de violencias impulsando medidas desde distintos ámbitos, como la cultura, el empleo, la formación, la corresponsabilidad, la diversidad afectivo-sexual o la atención a las víctimas de violencia de género, con la participación de todos los profesionales implicados que han pasado por el Servicio de Igualdad en este tiempo y de las concejales.

Ha valorado todos los cursos y talleres organizados desde la Casa de la Mujer para avanzar en la igualdad de oportunidades y superar las dificultades de acceso al mercado laboral, que consiguieron por ejemplo que en 1995 se incorporara a la plantilla la primera mujer conductora de autobús urbano, y uno de los programas “más importantes” del Ayuntamiento como el de atención al a violencia de género.

LA CASA DE LA MUJER HA ATENDIDO A CASI 4.000 MUJERES VÍCTIMAS DE VIOLENCIA DE GÉNERO

El Ayuntamiento realiza en prevención, con campañas de sensibilización y ciclos de formación, y en protección con la atención a mujeres que sufren esta lacra con el objetivo de que otras en su misma situación conozcan el servicio y acudan a él para salir de esa situación de maltrato. En los últimos cinco años, la Casa de la Mujer ha atendido a 3.844 mujeres víctimas de violencia de género por parte de sus parejas o exparejas, y 221 mujeres y 263 niños y niñas han tenido que ser alojados en viviendas municipales.

A partir de ahí, se ha trabajado en otras líneas de actuación acorde con los tiempos, como la corresponsabilidad y la diversidad afectivo sexual, y recientemente se han puesto en marcha dos nuevas asesorías contra las agresiones sexistas y los delitos de odio contra el colectivo LGTBI.

Azcón se ha referido también a la primera promoción de mujeres que ingresaron en el Cuerpo de Policía Local, para quienes ha tenido unas palabras de afecto y reconocimiento. “Fuisteis un ejemplo a seguir, abristeis camino y, lo mejor de todo, os convertisteis en referentes para muchas mujeres que decidieron después seguir vuestros pasos e ingresar en la Policía Local, enriqueciendo la sociedad y contribuyendo a hacer de Zaragoza una ciudad más igualitaria”.

I