Imagen de la Casa de Cultura de San Gregorio
Se han dividido los espacios para facilitar los diferentes usos del mismo

El Ayuntamiento de Zaragoza ha finalizado las obras de adecuación de la Casa de la Cultura del barrio rural de San Gregorio donde se han invertido 107.646,36 euros. Así lo ha comprobado el consejero de Urbanismo y Equipamientos, Víctor Serrano, quien ha visitado las instalaciones, junto al conejero de Participación y Relación con los Ciudadanos, Javier Rodrigo, y la concejala delegada de Barrios Rurales, Paloma Espinosa, el resultado final de las tareas emprendidas.

La Casa de Cultura Luis Montestruc se encuentra situada en la calle de Jesús y María en el barrio rural de San Gregorio. Se trata de una parcela en la que se sitúan dos edificios, el del Centro de Mayores y la Casa de Juventud (Edificio Luis Montestruc). En la actualidad el uso de Casa de Cultura se divide en guardería, ludoteca, gimnasio y dos salas multiusos, cada uno de ellos con usuarios y horarios distintos y esporádicos, lo que aconsejaba sistemas que pudieran separar e individualizar el espacio para cada uso y acondicionarlo con relativa rapidez.

UNA MEJORA MUY DEMANDADA

Se trata por tanto, de una mejora en la atención y en la prestación del servicio que era muy demandada por los vecinos del barrio rural, como ha indicado su alcalde, Juan Antonio Hernández.

En concreto, el edificio Luis Montestruc es una construcción tradicional de dos plantas sobre rasante con muros de carga de ladrillo perimetrales y caja central de escaleras. Además tiene mortero pintado en fachada con algunas zonas de cara vista y la cubierta inclinada es de teja cerámica. La edificación, que según ficha catastral data de 1900, ha sufrido reformas sucesivas a lo largo de los años: carpinterías de aluminio, zonas nuevamente pavimentadas, retejados, revestimientos de fachada, falsos techos desmontables, etc.

Los muros de carga en planta baja mostraban antes de la actuación unas zonas afectadas por la humedad debido a la capilaridad del material frente al terreno. En la zona libre colindante a la edificación, ocupada en la actualidad por un patio pavimentado, se encuentra un antiguo aljibe enterrado que podría ser el origen de esas afecciones de humedad del terreno y por tanto al edificio.

De esto modo, y con la actuación acometida ahora durante tres meses, los trabajos se han centrado, entre otras acciones, en condenar el aljibe existente y cambiar la carpintería interior y exterior, el sistema de calefacción y la iluminación para una mejor eficiencia de las instalaciones.